martes, 7 de abril de 2015

Cuando me sumergí en el mar de la tranquilidad que era un caos de terribles sucesos y drama impresionante


Menudo libro.
 Lo sabéis quienes lo habéis leído. 
Quienes aún no lo habéis leído... 
os espera algo especial.



Es uno de los libros más tristes que he leído en mi vida. Había momentos en que tenía que parar y respirar hondo para liberarme de la angustia.

No ha sido una historia fácil, en ningún momento, por muchas razones. A veces porque el estilo narrativo de la autora es tan minucioso que cuenta cada acción de los personajes, cada uno de sus pensamientos, durante cada día. La trama se desenvuelve con lentitud pasmosa, casi tentándote a tirar la toalla. Aunque sabes que no debes hacerlo. Sabes que hay un drama palpitando en el interior de esas 446 páginas densas, absorbentes y emocionalmente abismales.

No es una historia fácil porque los personajes son tan humanos y reales como tus propios amigos. Acabas conociéndoles a la perfección, con todas las consecuencias. Nastya, Josh y Drew. Una chica y dos amigos, rotos y vueltos a pegar con precariedad. Y aprendes a quererles a pesar de sus lacras y a desear que encuentren la felicidad que el destino les niega. Porque las personas que han sufrido tanto y de maneras tan espantosas merecen ser felices, ¿no?

El mar de la tranquilidad, de Katja Millay, cuenta la historia de una adolescente rebelde, medio gótica y desafiante que nunca habla.  De Josh, un chico que tiene talento para la carpintería y al que nadie se acerca porque sus tragedias personales le han convertido en un paria social como Nastya. Y Drew, el guaperas donjuan al que nadie toma en serio porque no tiene corazón ni honor.

Nastya está sumida en un silencio que es a la vez un escudo contra la realidad y un arma contra cualquier vínculo emocional. Su alma murió el día en que su cuerpo sufrió mutilaciones, por lo que mira con envida la creatividad que exhiben otros a su alrededor. Eso es lo que le atrae de Josh Bennet, quien se mueve en su propio universo de anónimo dolor y lo invierte por completo en crear con sus manos.

A través de los ojos de Nastya y Josh, conocemos su increíble historia de pérdidas, de dolor inimaginable, mientras la relación de los tres se construye pedacito a pedacito hasta que se convierte en algo tangible y maravillosamente vivo.

Admito que es una lectura difícil. Al principio, vas conociendo a los personajes. Sobre todo a Nastya, quien te cuenta su vida en el nuevo instituto donde aterroriza con su aspecto agresivo y su mudez voluntaria. Sus pensamientos sardónicos cubren páginas y páginas. Intuyes que algo de innombrable fealdad tuvo que pasarle siendo más jovencita, pero ahí está la clave de la novela. La autora muestra los síntomas del mal, las consecuencias que Nastya y Josh demuestran con sus comportamientos anómalos, enfermizos y autodestructivos. Sin embargo, no sabemos la razón que los causó. Poco a poco, surgen las pistas. A Josh tenemos que compadecerle cuando nos cuenta sus pérdidas, pero no es hasta muy adentrada la novela que descubrimos la auténtica y pavorosa tragedia de lo que le sucedió a ella.

Se me encogía el corazón al leerlo. Y al comprender todos sus actos, pequeños y grandes, para soportar la agonía de vivir con las secuelas.

Aparte de la complejidad psicológica de los personajes, de cómo han afrontado los sucesos en el día a día y que la autora refleja con sensibilidad y comprensión exquisitas, la novela también brilla por esa historia de amor tan sutil y tan profunda. No es hasta la página 180 que llega a mencionar que Josh es guapo. Dentro de las capas de la novela, que incluyen relaciones adolescentes, reacciones al trauma, conversaciones irreverentes y fiestas juveniles disparatadas, sí que hay una inmensa historia de amor. Plagada de errores, de traiciones, que comienza casi sin notarse, que evoluciona mientras Josh y Nastya pasan tiempo juntos casi a regañadientes, conociéndose y limándose el uno al otro, necesitados de algo que se niegan a sí mismos.

Es cierto que en cierto momento no logré comprender a Nastya, el por qué destroza lo más bonito que le ha pasado. Aunque desde luego es uno de los detonantes para que, dolor a dolor, esta mujer con dieciocho años recién cumplidos y un futuro en pausa, se enfrente a lo peor de su pasado y empiece a dejar sitio a la posibilidad de volver a estar entera. Y quizás lista para la felicidad junto a Josh.


EL MAR DE LA TRANQUILIDAD
KATJA MILLAY
Tapas flexibles con solapas
446 págs.
Drama y romance contemporáneos
2015
Título original:
The Sea of Tranquility
2012
Relación calidad/precio:
18 pellizcos, los vale
En twitter y FB


Os recomiendo que toméis esta novela con paciencia y cariño: os hará conectar con los personajes, os hará sufrir y os hará sentir. No se le puede pedir nada mejor a un libro.

Babel sin tranquilidad en el horizonte.

13 comentarios:

Saray dijo...

Hola!!

Tengo este libro para ser devorado en cuanto acabe el que estoy leyendo ahora.
Le tengo unas ganas enooormes, desde que lo vi en inglés, así que estoy deseando cogerlo.
Espero que no me decepcione, porque el tema de pasados tormentosos de los protagonistas me gusta si están bien llevados y no se me hacen repetitivos (que últimamente lo veo mucho ese tema en este género), así que espero que me guste tanto como estoy viendo.

besos!

Eilonwy dijo...

Me alegro que te haya gustado :) Este libro no es para mí. Huyo como de la peste de los dramas existenciales y pasados turbulentos/maltratos.

Ahora mismo necesito de lecturas más alegres.

Freyja Valkyria dijo...

Hola hermosa!!

Uy, pues no sé yo si este libro es para mi, es demasiado... dramático XD Pero bueno, no sé, si más adelante me apetece algo así, probaré ;) Con calma, claro.

Un besote grande!!

Vir dijo...

Ay, se ve una historia de esas durillas que te llegan al corazón y que te dejan con los sentimientos a flor de piel. Lo tengo pendiente y lo cierto es que estoy deseando leerlo :D

Un beso, Babel ♥

Aglaia Callia dijo...

Dramático y todo, ¡lo quiero! Me llama desde que supe de él y las reseñas son muy positivas, qué ganas le tengo.

Besos.

Yaiza Rhr dijo...

Es una pasada de libro. Hacía mucho tiempo que no leía una historia tan buena y tan real.

Un beso :)

Tatyana dijo...

Muy buena reseña guapa! Y estoy totalmente de acuerdo, es un libro maravilloso y a mí me tuvo con el corazón encogido a cada momento :P

Un besitoo

Margari dijo...

No me hubiera fijado en este libro pero ahora me has dejado con curiosidad. Si tantas emociones despierta...
Besotes!!!

Maria Soul dijo...

Hola guapa!!!

Tengo muchas ganas de leerlo, y más si cabe después de leerte, no suelo dar oprotunidad a este tipo de historias pero con todo lo que leo sobre ella, creo que merece la pena si o si.

Nos leemos, besicos :D

Marii Marrero dijo...

La verdad no era un libro que me convenciera mucho pero cada vez voy leyendo más y más reseñas positivas. Me gusta todo lo que mencionas, y si es una historia así de triste estoy lista para armarme con cajas de klinex mientras lo leo.
¡Saludos!

Pasajes románticos dijo...

De entrada no me llamaba nada este libro salvo la portada que es preciosa! Pero poco a poco con los comentarios tan buenos y sobre todo sabiendo que es una historia tan desgarradora (mi debilidad) la tengo ya como lectura segura.
Eso si, esperaré a que se pase un poco el boom en los blogs porque sino me pasará como siempre y le pillaré tirria a la novela xD

Un beso

.:PaTrY:. dijo...

Tengo muchas ganas de leer este libro, las reseñas que he ido leyendo lo ponen muy bien.

Besos

Caminante dijo...

Personajes profundos, sentimientos profundos, y mucha profundidad por todas partes. ¡Me gusta! No me había fijado mucho en esta novela, pero las reseñas (como esta) me están haciendo cambiar de opinión. Besos =)