miércoles, 4 de marzo de 2015

Cuando la risa oculta un tesoro de sentimientos


Buenos días, arrebatadores :o) Qué gusto da reírse con una novela. Aunque la portada es fresca y alegre, no refleja todos los aspectos que contiene TREINTAÑERA, de la autora italiana Amabile Giusti.

¿Lo mejor? El humor.

¿La sorpresa? Mucho más sensible y profunda de lo esperado.


Hay que conocer a Carlotta, una locuela en busca de estabilidad laboral y emocional que comparte apartamento con un macizo dedicado a la escritura y a morreos de una sola noche con cualquier chica menos ella. En esta novela, Lo cotidiano se transforma en un número circense. Es sorprendentemente divertida porque la protagonista tiene el talento de ridiculizarse a sí misma y a sus circunstancias de una forma creativa y graciosa.

Entre tanto histrionismo, hay sitio también para sentimientos dulces y melancólicos. Carlotta está demasiado enamorada porque el objeto de sus sueños más tiernos está fuera de su alcance. Se nota que Luca siente cariño por ella, pero es un mujeriego que se niega a encadenarse emocionalmente a nadie, lo que provoca que mantenga a Carlotta en un cruel y frío ayuno respecto a su cercanía, cortando de raíz cualquier esperanza de sexo o relación entre ellos. Eso sume a la pobre chica en un pozo de ansiedad y tristeza al que ella se encarga de aderezar con toda suerte de anécdotas esperpénticas.

En esta novela brilla la dualidad de la risa más ligera y el sentimiento más profundo. Me ha parecido que la autora hace unos malabares admirables con ambos elementos. Me he carcajeado con las payasadas de Carlotta, su familia de tebeo, su originalísimo trabajo artístico en el que ella desarrolla todos sus recursos imaginativos. Por otro lado, me derretía con su melodramático apego por un hombre que le está vedado y por quien siente una necesidad tragicómica, tierna, comprensible y divertidamente sensual.

Sí, es una versión de El diario de Bridget Jones, aunque reconozco que late con vida propia. Desventuras para reír y menear la cabeza con compasión, pero también llenas de corazón, de un romance imposible entre una chica moderna y vital con complejo de perdedora y un adonis alérgico al amor que se esconde tras su independencia escéptica y su físico impresionante.

Como siempre, estos chicos de postín causan suspiros hormonales. Son complejos, duros de amar, hasta que por fin descubren que luchar contra lo inevitable embrujo de una chica enamorada y única es lo último que deberían hacer.

Y ahí es cuando yo, la lectora, salto de satisfacción, doy palmadas y me acurruco, toda feliz y saciada, mientras la tempestuosa pareja hace las paces con sus inseguridades, inhibiciones y temores para afrontar su pasión juntos.

Ay, pero la felicidad dura poco. Desde luego, es una pareja difícil. No se dejan querer, ponen trabas y hay muchos malentendidos que me frustraban a más no poder. Quería que se dejaran de tonterías dolorosas y fueran sinceros de una vez.

Luca, ay Luca. Tiene algunos detalles bonitos, aunque puede ser un ceporro de cuidado. Además, ninguno de los dos se achanta y tienen unos diálogos para sonrojar. Por el contrario, Carlotta es encantadora y pizpireta, pero es tan alocada que se mete en líos y enredos sin solución. Aparte de que una vida bajo el tacón de su madre y en rivalidad guerrera con su perfecta hermana, han hecho que no escuche, que juzgue con ligereza para protegerse tras una armadura inexpugnable.

La autora hace alarde de una verborrea desbordante y la traducción es estupenda. Y lo más sorprendente es que no sólo es una historia de locuras y amor actual, sino que es también una búsqueda emotiva y poética de la comprensión de uno mismo, de nuestras flaquezas, de nuestra incesante ansia de felicidad siempre trastocada por las expectativas, la realidad y los fracasos.


TREINTAÑERA
(y a mucha honra)
AMABILE GIUSTI
Esencia, Planeta
Tapa flexible sin solapas
308 págs.
Romance contemporáneo/ humor
2015
Título original:
Trent'anni... e li dimostro
2014
Relación calidad/precio:
17 pellizcos
Podría bajar un euro



Os animo a que la leáis. Es bonita, original, divertida y románticodifícil. Me encantaría leer algo más de esta autora si es en esta línea.

Babel ojeando la crema.

10 comentarios:

Chibiaka dijo...

vale... si ya tenía ganas de leerla después de lo que dices tengo muchas más... OMG por lo que dices es todo lo que me imaginaba de esta historia... jooooooooooooooooooo la quierooooooooo
bueno... algún día...
Besotes divertidos

Seveth dijo...

¡Hola!
Pues tiene pinta de muy divertida y me apetece mucho leer algo así >.<
Aunque 17€ creo que se pasan un poco -.-''
Besos!

Aglaia Callia dijo...

Me gustaría leerla, parece un libro divertido y de esos que te ayudan a desconectar un poco, lo que me vendrá genial; gracias por la recomendación.

Besos.

SantitAh dijo...

Hola Babel!
Leí una reseña los otros días y con ella me enteré de este libro.
Ya con la portada captó mi atención y se ve como esas historias chic-lit que se disfrutan un montón nos hacen reír y desesperarnos por igual.
Quiero leerla!

Que andes bien.

Isa dijo...

Había leído una reseña bastante negativa, me alegra ver otra opinión porque tengo ganas de leerlo.

Inma ॐ dijo...

Oye pues tiene muy buena pinta, menudo detallazo la crema y la bolsita, cuando quieren se lo curran mucho.
¡Un besote!

Luz dijo...

No me termina de llamar, pero eso de que te la manden con una crema es un puntazo XD

Espero reseña de la crema, un beso :3

.:PaTrY:. dijo...

Tengo ganas de ponerme con este libro, tiene pinta de ser divertido =)

Besos

Margari dijo...

No termina de llamarme pero me alegra que lo hayas disfrutado.
Besotes!!!

RO. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.