lunes, 16 de marzo de 2015

¿Qué tienen en común una cerdita, la amnesia y un baile de máscaras?


Mi absoluta devoción. Sí, queridos arrebatadores, soy devota de Sarah MacLean. Cuando leí El amor con amor se paga (segundo libro Las Reglas de los canallas) me sentí sorprendida y feliz con la historia. Creí sinceramente que ninguna podría gustarme más, pero oh, qué equivocada estaba. NO HAY AMOR SIN ESPINAS, la tercera regla de los (hot, hot) canallas, me ha dejado con el corazón palpitando de amor.


El canalla más grande y fortachón del club de apuestas más notorio de Londres ha pasado doce años peleándose con el mundo, con los perdedores en las mesas de apuestas y con su memoria casi inexistente de una noche que cambió su destino. Le apodan el duque asesino. Fue duque en su juventud alocada, ahora sólo es la consecuencia de un asesinato sin resolver en su cama cubierta de sangre. Hasta que un día vuelve un fantasma del pasado a quebrantar todo a su paso. Mara Lowe, la mujer que supuestamente mató, aparece envuelta en misterio, actitud desafiante y un pacto terrible.

Me intrigan las historias de venganza, donde el hombre parece tener el mando y lo ejerce con dominación, pero es la mujer quien le lleva al límite de sus emociones. ¡Qué paradoja tan maravillosa ha escrito esta mujer! Donde deberían odiarse o temerse, sólo se produce una conexión deliciosa entre ellos mientras se ponen a prueba, intentando proteger sus maltrechos sentimientos, pero fascinándose el uno al otro sin remedio.

Atrevida, inteligente, sensual y divertida, son las señas de identidad de Sarah M. ¡Adoro a esta escritora! Ha conseguido hacerme reír y suspirar con su creatividad sin par. Su voz narrativa es rica y original, imprime gran fuerza a las escenas y humaniza a sus personajes con rapidez. Temple y Mara juegan al gato y al ratón durante toda la novela, aunque en esta ocasión él es un tigre y ella un gato listo. Uno de los puntos más a favor de la autora es que no sólo hace a sus hombres irresistibles, sino que sus mujeres son valientes e inteligentes a rabiar.


A pesar de que es un dramón de primera clase, también hay espacio para la risa, para conocer mejor el club de apuestas El Ángel Caído y a sus socios, incluso unos niños y una cerdita que me han dado muchos ratos de ternura.

En esta ocasión, la autora cuenta una historia de venganza y de redención entre un hombre que busca la verdad y una mujer que no puede revelarla. La tensión es palpable, el pacto del diablo entre ellos palpita de emoción desbordada. Los términos son feroces, aunque los dos se ven terriblemente tentados por el deseo y un sentimiento de conexión profunda. Puede más su tozudez, la necesidad de cobrar una deuda o de esconder secretos. Ella está desesperada por esconder el pasado y proteger el presente, mientras que él se empecina en reventar todas sus capas de protección, cegado por el deseo de revancha y por redimirse ante la sociedad. Aunque ese anhelo de recuperar su posición honorable choca constantemente contra la intensidad de su vínculo con Mara.

Temple es soberbio e intimidante, un luchador en el ring, un personaje complejo, dolido, cubierto de cicatrices y marcado emocionalmente por otras tantas. En cambio, Mara es voluntariosa, inteligente y singularmente noble, a pesar de sus actos vandálicos respecto a él. Son dos personajes sublimes.

Temple y Mara mantienen juegos verbales dignos de un concurso mientas su duelo de voluntades está impregnado de emoción y sensualidad. Es mucho más intensa de lo que esperaba. Se provocan el uno al otro, se hacen daño con sus planes personajes o los secretos que temen confesar, pero laten de pasión soterrada el uno por el otro. Además de secretos, misterios, venganzas, culpabilidad y anhelos ocultos, el drama de su relación imposible me ha exprimido por completo. Es puro romance, repleto de drama emocional y sacrificio, salpicado de encuentros íntimos maravillosos. ¡Y atención a la bomba del final! Lo que se avecina para la última novela...

Esta saga es una apuesta que ningún canalla perdería ;o)

  

NO HAY AMOR SIN ESPINAS
SARAH MACLEAN
Tapa flexible con solapas
397 págs.
Romance de época
2015
Título original:
No Good Duke Goes Unpunished
Relación calidad/precio:
19 pellizcos
Caro, pero vale la pena


No os olvidéis de seguir el #tourcanalla que hay en marcha en mi club de lectura Noches de Romance. ¡Está que arde! ;o)

Babel convertida al canallismo.

8 comentarios:

Amylois dijo...

Curiosa lectura, por la portada no me acercaría, pero pinta wai.
Saludos.

GABY dijo...

Mi escritora favorita de romance historico! :D Todos sus libros me encantan :)

Aglaia Callia dijo...

Sin duda lo leeré, se ve genial; muchas gracias por la reseña.

Besos.

pequeños detalles dijo...

¡Hola Babel! Ay qué envidia me acabas de dar jaja, Amor con amor se paga me gustó muchísimo (más que el primero de la saga) y después de leerte tengo muchísimas ganas de conocer la historia de Temple y Mara, a ver si lo puedo hacer pronto :)

Besos

Haimi Snow dijo...

A mí no tienes que convencerme :) No voy a decir ¡te lo dije! Jajaja. Aún no llegué a leerlo, pero parece que Sarah logra enamorarnos cada vez.Besitos

Margari dijo...

Si me cruzo con estos libros, quizás me anime a leerlos, que viendo cómo los estás disfrutando...
Besotes!!!

SantitAh dijo...

Hola Babel!
Primero que nada amé la cerdita! Quiero una así!
Y segundo, si ya le tenía ganas a los libros de la autora ahora me dejaste tentada sobre todo cuando vi la portada. Y los bailes de máscaras tienen algo irresistible y propone un juego que empuja a la picardía!
Quiero!!!

Que andes bien.

Maria Soul dijo...

Ayyy quiero leerlo ^^ Haber si lo consigo.
Besicos :D