jueves, 6 de agosto de 2015

De charla con Maria Martinez



Recuerdo con cariño los preparativos antes de la gran excursión que es para mí cada visita a la feria del libro. Y es porque, con mochila al hombro y muchos títulos en la cabeza, tengo la oportunidad de intercambiar unas palabras, aunque sean pocas y efímeras, con los escritores que tenemos a mano por una vez al año. Resulta excitante conocer a la persona que admiras por su labor artística. 

Por eso me animé a Cruzar los límites del anonimato y me presenté ante María Martínez, una autora encantadora, elegante y risueña que tuvo la paciencia de responder a mi curiosidad y devolvérmela con creces con una entrevista para este blog entre millones. 

Haremos uso de la imaginación y dibujaremos en nuestras mentes un idílico salón de té, adornado con manteles bordados y visillos verde pálido, donde tomar una taza de té con dulces mientras charlamos de libros...

ENTREVISTA A MARÍA MARTÍNEZ



¿Qué ha supuesto para ti la publicación de Cruzando los límites?

Cruzando los límites lo ha supuesto todo. Marca el antes y el después en mi faceta de escritora. Con esta novela me demostré a mí misma que, si me lo proponía, podía escribir cualquier historia. Me ha dado a conocer a un nivel que nunca imaginé y  me ha abierto un montón de puertas que no esperaba. También me ha dado la oportunidad de trabajar con una editorial que me ha sorprendido mucho y con la que espero quedarme todo el tiempo que pueda.

Esta novela está haciendo realidad muchos de esos sueños con los que empecé en este mundo y siempre será especial por eso.


¿Cuál ha sido la escena más difícil de escribir en esta novela
y por qué motivo?

Hay una escena en la que la protagonista femenina, Savannah, provoca una situación muy difícil en la que Caleb acaba sintiéndose humillado y despreciado. La reacción de él  es extrema y agresiva, enloquece y dice algunas cosas muy duras y ofensivas. A pesar de esa explosión emocional desmesurada, con la que pretende desahogarse, él no supone ninguna amenaza. Eso era algo que yo necesitaba dejar muy claro. Esa escena debía trasmitir toda la rabia y el dolor que él sufría, su necesidad de que Savannah se sintiera tan mal como él estaba en ese momento, y al mismo tiempo que no hubiera ni el más mínimo asomo de maltrato en ningún sentido. Algo con lo que yo estoy muy concienciada. Lograr ese equilibrio me preocupaba. En la novela hay momentos en los que se muestra ese carácter atormentado e inseguro, es necesario, y me costó mucho dar con los matices que marcaran un límite aceptable y fácil de interpretar.


Según tu opinión, ¿qué ventajas puede tener el estilo New Adult?

Considero que entre la literatura juvenil romántica y la romántica adulta, que es la temática sobre la que suelo escribir, hay salto muy brusco, un vacío. Como si esa etapa intermedia no existiera. El New Adult es el puente que las une, y su posición le permite aprovecharse de las características de ambos estilos. Puedes jugar con la inocencia de la juventud, de las nuevas experiencias, de un lenguaje fresco… y llegar a los jóvenes; y mezclar esos detalles con la seriedad, la madurez y la realidad más explícita del mundo adulto… captando el interés de este público. La etapa de nuestra vida que refleja el New Adult es especial. En cierto modo, todos queremos, o llegar a ella cuando somos unos adolescentes, o volver cuando ya la hemos dejado atrás.


¿Por qué decidiste escribir en este género,
y hubo obras o autoras que te inspiraran para tomar esta decisión?

Siempre he dicho que no quiero ser encasillada en un estilo. Soy escritora, sin más, no escritora de… Me gusta escribir, y me gusta escribir las historias que me apetecen, que me gustan, y no las que se espera que escriba. Soy curiosa, me gusta ponerme a prueba y marcarme retos. Y eso fue lo que pasó.

Tenía tres novelas publicadas, todas de estilo juvenil y paranormal, y necesitaba probar otras cosas, experimentar. El problema era que no sabía con qué tipo de estilo quería hacer ese cambio. En aquel momento se estaban publicando en España los primeros libros de Abbi Glines, Nicole Williams, Jamie McGuire... Arrastraban la etiqueta de juvenil erótico y me llamaron la atención, así que empecé a leer, a investigar y descubrí que el New Adult era de todo menos juvenil erótico.

Me gustó tanto la idea, el tipo de personajes y de historias, que tuve la necesidad imperiosa de escribir mi propio libro de este estilo; y de paso comprobar si era capaz de hacerlo bien. Influencias como tal, creo que las tuve todas y ninguna, porque desde siempre mi estilo ha sido muy «americano», o así me etiquetan aquellos que me leen.

Esta primera historia está llena de todos los clichés del género, pero me sirvió para subsanar el error en las siguientes. Estoy en un aprendizaje constante y me gusta.




¿Cómo ha sido tu experiencia en la reciente feria del libro de Madrid?

Asistir a la Feria del libro de Madrid como autora, fue un sueño hecho realidad. Estaba aterrada y tenía pesadillas con la firma de libros en la caseta de la editorial, imaginando que nadie se acercaría. Conocida, lo que se dice conocida, pues no lo soy mucho, y existía esa posibilidad. Al final ocurrió todo lo contrario, y fue alucinante conocer a tantos lectores, compartir ese momento con ellos. El cariño, el apoyo, darme cuenta de que había personas que habían hecho cientos de kilómetros solo para verme, es algo que aún me cuesta digerir.

Fue un día especial que no voy a olvidar nunca. Me sentí muy arropada por la editorial, por mi editora, por las amigas que me acompañaron ese día. Disfruté muchísimo.


¿Cómo es un día en la vida de una escritora?

En la vida de esta escritora en particular, es una locura. Soy madre de dos niñas, una en plena adolescencia y la otra aún muy pequeña. Suponen dos mundos distintos, con necesidades distintas, y ambas requieren atención.

Mi tiempo tengo que repartirlo entre ellas y la escritura, así que debo hacer malabares para conseguirlo. No tengo un horario establecido, escribo cuando puedo, sacrificando horas de descanso.  Siempre voy con un bloc pequeñito en el bolsillo, para no desaprovechar ninguna idea. También intento mantener una interacción constante y diaria en las redes sociales.

Tengo la sensación de que siempre voy acelerada, pero es que mi vida es así en este momento, como una carrera. Pero debo admitir que me gusta, disfruto con todos los aspectos de mi día a día, el de madre, el de juntaletras


¿De qué manera has evolucionado como autora desde que
comenzaste a publicar historias?

He evolucionado en tantos sentidos que podría hacer una lista de tres páginas. Lo más evidente pienso que es mi escritura, al menos yo lo percibo así. Cuando releo mis dos primeros libros (ambos pertenecen a mi trilogía), el sonrojo es inmediato y no tengo ningún problema en decir que siento un poquito de vergüenza; vale, mucha. Aunque por otro lado pienso que es bueno que me sienta así, porque significa que durante todo este tiempo he seguido aprendiendo y mejorando.

Ahora me siento un poco más segura de mí misma. Hasta hace poco me costaba decir que era escritora, y si lo decía, era con la boca pequeña. Ahora logro decirlo sin sentirme rara.

También ha cambiado mi forma de ver el mundo literario, han cambiado mis prioridades y, en cierto modo, he perdido la inocencia y esa visión ideal que tienes cuando empiezas y sueñas con publicar tu primera novela. He aprendido de los errores y eso me ha enseñado a decir no. Ahora no escribiría una novela a toda prisa y la enviaría para su publicación sin apenas revisar, y con la esperanza de que otros lo harán. Porque puedes encontrarte con una novela en el mercado llena de errores que te van a perseguir siempre. Es una sensación horrible.

Esas experiencias negativas han hecho que mis valores cambien. No me cuesta decirle no a una editorial muy grande en la que quizá sea un número de lotería a la espera de ver si tiene premio. Y prefiero trabajar con alguien un poco más pequeño para quién soy uno más en la familia. No hay nada como ver a un editor más enamorado que tú de tus propios libros, compartir ilusión y futuro. Dispuesto a darlo todo para intentar subirte arriba.

ROMPIENDO LAS REGLAS
Segundo libro de la serie Cruzando los límites.
Fecha de publicación prevista: 2016.

¿Cuál ha sido tu mejor experiencia con un fan de tus libros?

La tuve hace muy poco, aunque no sé si es la mejor, pero sí la que más me ha impactado hasta ahora. Fui como autora invitada a un Encuentro de clubes de lectura, formados por chicos de entre catorce y dieciocho años. Una de sus lecturas había sido mi novela El encanto del cuervo y les había gustado mucho. Hubo un acto, un encuentro, después un desayuno. Y durante ese desayuno vi por primera vez cómo una chica se echaba a llorar con un ataque de nervios porque quería hablar conmigo. Se sabía todos mis libros, recordaba hasta el último detalle, estaba escribiendo fanfics… Son cosas que nunca crees que te van a pasar y que cuando pasan te dejan muda. 


¿Podrías compartir con nosotras un par de libros que hayas leído este año
y hayas disfrutado un montón?

Si tengo que elegir, creo que me quedaría con Cada vez que llueve de Lisa De Jong, que me ha parecido una historia preciosa. La autora ha sabido tocar y tensar cada una de las cuerdas necesarias para no dejar indiferente a nadie. Es una historia que habla de esperanza a través del dolor y la tristeza, y me ha gustado mucho cómo ha tratado temas tan difíciles como los que muestra en su novela.

Otro libro que me ha gustado mucho ha sido Juegos de pasión de Nalini Singh. Creo que es ya el noveno de la serie Psi/Cambiantes, pero yo no me canso de leer esta saga. Adoro la pluma de esta autora y los personajes que crea. Este quizá no haya sido de mis preferidos, pero he disfrutado mucho de su lectura.


¿Cuáles son tus proyectos literarios para el resto de 2015?

Este 2015 está siendo muy intenso en ese sentido, tanto por el proyecto acabado que verá la luz este mismo año, como por los que comienzo para el próximo 2016. El 26 de octubre llegará a las librerías mi segunda novela New Adult, que lleva por titulo Una canción para Novalie; vuelvo a repetir con Titania, una editorial con la que me siento muy a gusto. Y es una novela muy especial para mí por el tipo de personajes que he construido en ella, pienso que son más reales que nunca.


Este año también espero poder finalizar Rompiendo las reglas, que es el título que llevará el segundo libro de la bilogía Cruzando los límites. Para mí es prioritario, ya que esta novela va a existir gracias a la petición de los lectores, y no quiero decepcionar a nadie.


http://www.mariamartinez.net/

Da gusto navegar por la mente de los creadores de historias y sueños, ¿verdad, arrebatadores? ;o) Espero que os haya gustado la charla con María Martínez, a quien deseo agradecer el esfuerzo realizado en esta entrevista en una época tan atareada para ella. ¡Gracias! Y nos seguiremos leyendo.

Babel sin límites.

2 comentarios:

Aglaia Callia dijo...

Qué bonita entrevista, me ha gustado conocer un poco acerca de esta autora que, reconozco, aún no he leído, pero la tengo en la lista porque me han hablado maravillas de ella. Me alegra que lograras conocerla, es lindo hablar con autores que nos gustan y cuyas obras admiramos.

Un besazo.

ßrayan Zarate dijo...

Hola!
Soy de la iniciativa Granitos de Arena!
Ya me uní a tu blog!
Aquí te dejo el mio: http://trappedamongletters.blogspot.com/