lunes, 26 de octubre de 2015

Esas historias que arden en tus manos


Mis arrebatadores, este gráfico refleja mis impresiones durante la lectura de UNA LLAMA ENTRE CENIZAS, de Sabaa Tahir


Detrás de los imponentes muros de Risco Negro en la portada, se abre una historia que ha capturado mi mente desde el principio y luego se ha apoderado de mi pobre, maltratadísimo corazón.



Esta historia dual está escrita a dos voces entre Laia, una académica esclavizada por el Imperio, y Elias, un aguerrido producto del sanguinario entrenamiento militar de Risco Negro. Estos dos personajes presentan un vívido contraste. Él es hijo de una familia poderosa al que su madre repudia y quien sueña con la liberación de la maldad a la que ha sido forzado. Ella está subyugada por una sociedad conquistadora, vive en un estado de terror claustrofóbico pero se mete en la boca de la loba romana por salvar a un ser querido.

Habrá quienes prefieran el relato de Elias, más obvio por sus escenas de acción y sus actos de nobleza manchada por su papel de villano. Sin embargo, yo me he sentido igualmente intrigada por la frágil pero tremendamente luchadora Laia puesto que nos representa a todos nosotros, cobardes ante el dolor y el miedo, pero con la semilla del valor en su interior.

Yo no tildaría a esta novela tanto de fantasía (al uso) ni de lejos una distopía (de momento), sino más bien de un rescate de antiguas civilizaciones y su folklore. Por un lado, Serra se basa en el todopoderoso imperio romano que sometía naciones y devoraba sus culturas para desayunar. A lo que se añaden espíritus, genios y efrits que pululan por desiertos e imaginaciones temerosas como auténticos caníbales mágicos. Igual que en las leyendas antiguas.

No he tenido dificultad alguna en quedar atrapada por la trama que aúna acción vertiginosa, aterradores castigos y sufrimientos físicos, situaciones al límite de la muerte o la cordura, y una lucha desesperada por ganar una libertad que semeja imposible.

La narración es emotiva y fluida, con una doble perspectiva que gana en ligereza con capítulos que concluyen al filo de los acontecimientos más trascendentes. También me he sentido identificada con los personajes y sumamente interesada por sus vicisitudes. Un elenco nutrido por Helene, la máscara que se entrena en Risco Negro junto al protagonista de ojos grises, Elias Veturius; los hermanos malvados, los sobrenaturales e implacables augures, la espeluznante comandante, los escurridizos integrantes de la resistencia y los esclavos que apenas simpatizan con Laia pero que ocultan pasados llenos de miseria.

Me he emocionado con la durísima trama que incluye brutalidad física y emocional, espionaje, pruebas desgarradoras y actos de barbarie. De interesante ha evolucionado hasta ser magnífica por la fuerza de su prosa, la traumatizada humanidad de sus personajes y la crudeza de una lucha contra el yugo marcial de unos amos que torturan, conspiran y someten sin piedad.

Con independencia de que verse sobre temas clásicos, la novela me ha fascinado porque sus protagonistas merecen la libertad por la que tan enconadamente se afanan y, sin embargo, cada vez que apenas vencen un obstáculo, su victoria es pírrica, puesto que sacrifican más de lo que puedan llegar a ganar. ¡Y esos enfrentamientos morales! Valen cada palabra en oro.

Si andáis buscando romance, os advierto que sí lo hay. Y se agradece entre tanta matanza y pesadumbre. No es del tipo tradicional, hay varias parejas e intereses que se entremezclan como cabellos alborotados al viento. Aunque me inclino por las parejas más estables, sí me han gustado los sentimientos que provocan estos acercamientos. Los comprendo, me emocionan.

Casi he tenido que obligarme a leer el final porque temía la dura prueba que supondría, pero me he enfrentado a ello con la determinación de Laia, la fe de Helene y la valentía de Elias... y sí, qué gran final, qué tremenda historia.

Citas favoritas:
Toda la belleza de las estrellas no significa nada cuando la vida en la tierra es tan fea.

Aquí son todos malvados. Monstruos. Primero monstruos pequeños, después monstruos grandes.

  

UNA LLAMA ENTRE CENIZAS
SABAA TAHIR
Tapa flexible con solapas
442 págs.
Fantasía histórica
2015
Título original:
An Ember in the Ashes
Relación calidad/precio:
18 pellizcos
oh, yeah



Una de mis novelas favoritas del año arde como Una llama entre cenizas. Esperaré con ansia su continuación. 

Revelación del título por book tubers PolandBananas and Tashapolis

A TORCH AGAISNT THE NIGHT

¿Quién está conmigo?

Babel que odia a los augures.

8 comentarios:

Aglaia Callia dijo...

Acabo de leer otra reseña para este libro y coincide contigo en que es una historia que marca, me ha encantado eso de que es una que arde en tus manos, están entre las mejores ;) A ver si arde pronto entre las mías, que le tengo muchas ganas.

Besotes.

Bells dijo...

Hola preciosa
aish lo voy a empezar hoy y tengo miedo a que me decepcione a ver que tal
un beso

Laura Coll dijo...

Yo es por qué tiene continuación y no me gusta quedarme con la intriga, pero la verdad es que tiene muy buena pinta y con todo lo que dices, más aún

Lady Boheme dijo...

Pues nada, otro más a la eterna lista de pendientes. ¿El final es muy muy abierto o simplemente da pie a una continuación pero podría quedarse ahí?

Besicos intrigados ;)

Margari dijo...

No paro de ver reseñas positivas de este libro. Voy a tener que hacerme con él.
Besotes!!!

Beleth dijo...

Hay que reconocer que dentro de las novelas juveniles que están publicando ahora esta destaca, aunque solo sea por el bombardeo de opiniones xDDD pero vamos, que me gustó y me apetece seguir con la saga :D

Inma ॐ dijo...

Me encantó este libro, estoy deseando leer su segunda parte *.*
¡Un besote!

Mi rincón de los sueños dijo...

Hola!

Yo aún no me lo he leído pero tengo muchas ganas, las opiniones que leo son todas muy buenas. Espero luego que no me decepcione jaja.

Besos!