lunes, 9 de noviembre de 2015

Cuando la historia fue Mía


¿Un boxeador bipolar y una fisioterapeuta colada hasta los huesos? La fórmula segura para una pareja explosiva. ¿O no? ;o) Eso pensé yo, así que no me lo pensé dos veces para leer MÍA, de Katy Evans. ¿Conocéis a esta autora, arrebatadores?



Parece que en la primera parte de la saga REAL hubo violencia y drama para rifar. Brooke y Remington acabaron rompiéndose el corazón el uno al otro, sacrificándose y sufriendo hasta el trauma. Nadie quiere que eso le pase en la vida real, pero en los romances eso es exactamente lo que nos tiene en vilo y sin uñas que morder.

Me han gustado las descripciones de los combates de lucha clandestina. Son crudas y carnales. En especial debido a que esta atormentada pareja "disfruta" de la atención de un enemigo implacable apodado el Escorpión. Hay una escenita relacionada con él que pone los pelos de punta.

Resulta embriagadora la ambientación de idolatría que se respira durante las luchas, la exaltación de las masas rugientes en las gradas, las provocaciones de los matones de Escorpión. La autora se regodea en pintar a Remington Tate, alias Depredador, como un dios del cuadrilátero que exuda energía sexual y fortaleza inagotable. Y ahí está Brooke para derretirse de ganas por él a cada párrafo. Os advierto que puede provocar algún alzamiento de cejas sarcástico si preferís romances algo más calmaditos. Aquí de calma... NADA.

La relación amorosa está plagada de minas, pero la conexión entre ambos es tangible y supura pasión erótica. A ella le atacan las dudas por la antigua promiscuidad de él, supuestamente con fines terapéuticos debido a su condición. Aunque la forma en que llegan a suturar las heridas emocionales resulta hermosa, íntima y detalladamente adaptada a la psicología de los personajes.

Algún aspecto no me ha convencido, en particular que cierta situación, muy dramática e interesante por sí misma, requiera que Brooke siga unas instrucciones precisas. En cambio, se arriesga a contravenirlas sin más.

Obviando eso, la historia es de amor-lujuria obsesivo. La potencia de las emociones es brutal, tanto en los entrenamientos sudorosos y en los eventos deportivos con los gritos ensordecedores de los fans como banda sonora y los combates relatados con fervoroso detalle, como en la narración en primera persona por parte de Brooke, una mujer enamorada hasta el alma.

Lo más dramático reside en las consecuencias oscuras de la enfermedad del luchador, aquejado por episodios y depresiones paralizantes. Ni qué decir tiene que esta historia dista mucho de ser modosa. Abundan las escenas de pasión física, pero ni en ninguna de ellas falta el intenso vínculo emocional entre la pareja y su constante, leal apoyo el uno al otro.


primera y tercera novelas, aunque hay dos más



MÍA
KATY EVANS
Tapa flexible con solapas
332 págs.
Romance contemporáneo
2015
Título original:
Mine
2013
Relación calidad/precio:
18,50 pellizcos
Adecuado



Me han deleitado el romantiquísimo final y la sensación de amor profundo e inquebrantable que transmite de la primera a la última frase. ¿Cuál ha sido vuestra última lectura para suspirar? ;o)

Babel sin ánimos de entrenamiento (a no ser que haya Remys practicando pugilismo salvaje).

6 comentarios:

Espe dijo...

Tengo pendientes ambos pero esta temática me atrae así que lo leeré pronto.
Un beso

Aglaia Callia dijo...

He visto ya varias reseñas para este libro y la mayoría coinciden contigo; no pensaba leerlo, pero a este paso creo que es posible que termine cayendo ;)

Besotes.

Estefania Alvarez dijo...

Joe pues no lo conocía pero me acabas de picar muchísimo ajjajaja así que me lo apunto ^^

Margari dijo...

No me llama esta vez a pesar de ver que lo has disfrutado.
Besotes!!!

Tinuwel dijo...

Leí el primero y me gustó mucho así que este es cuestión de tiempo que termine "cayendo" también :D
Gracias por la reseña

Bam dijo...

No lo conocia, pero con lo que he lido me dejas con ganas de animarme con estos libros n.n
Besos!