martes, 22 de marzo de 2011

ORFANATO DE LIBROS

HACIENDO MEMORIA...

     En vísperas de Reyes, relamiéndome con el gusto anticipado del (pequeño) regalo que iba a ser depositado en mis zapatillas esa noche, me puse a otear mis estanterías repletas de libros


Y por primera vez me embargó el agobio. Sí, sí, mea culpa. Normalmente estoy extasiada con mi colección de ladrillos, colocados como el viento y la marea los han dejado, en horizontal, en vertical, longitudinalmente, boca arriba, boca abajo, de canto, en cajas, bajo la cama junto al monstruito de turno... 

¿Cómo puedo justificar esa repentina fobia? Me da vergüenza, debo admitirlo, mirar al tesoro de mi corazón y sentirme… angustiada.

Con la osadía por bandera, mis ojos han invertido su mirada y han encontrado el gusano que se come la bibliofilia. Creo que lo sé. La respuesta es el espacio. O la paralizante ausencia de él, en realidad. Ya NO tengo MÁS.

Dioses del Olimpo, de pronto todos los libros se han apiñado en una masa cósmica, en un agujero negro que amenaza con devorar hasta el último retazo de pared, mueble, superficie y dimensión disponibles en mi espacio vital. Si mi casa fuera un planeta, los libros serían la especie dominante. A estas alturas de la metáfora, tengo la terrible sospecha de que yo no estaría precisamente en la cúspide de la cadena alimenticia. Hay gente que devora libros. Yo, este año, me siento rodeada de depredadores.

Por supuesto, siendo lista y generosa como sólo yo puedo serlo, he tomado la nada frívola, impulsiva o salvaje decisión de fundar un orfanato. Ahora mismo voy a confeccionar un poster de Se Buscan Padres Adoptivos. Estos dos meses han sido una vorágine de selección del más apto. 

En el nuevo orfanato para libros huérfanos, he conseguido reunir 10 miembros. ¡Y creciendo! Todos a la espera de una vida mejor. Necesitan una familia. Que alguien los mime como una vez lo hice yo. Que alguien se emocione ante su inédita portada y sienta mariposas en la sangre ante la idea de abrir sus tapas desconocidas para adentrarse en el placer de conocerlo.

Pronto inauguraré el Orfanato de Libros en el blog. Por el momento, estoy preparando una entrada con la primera tanda de felices huerfanitos. En cuanto tenga lista la chispa del amor a primera vista, os avisaré de quién ha sido el afortunado de ser adoptado en una nueva casa. Entre unas nuevas manos.

Babel genealógica.

10 comentarios:

Esdras dijo...

Valla, te comprendo perfectamente, mi estantería cada vez esta mas llena, el polvo es su mas fiel compañero, que tristeza, felicidades por la iniciativa!
besos

Pinkiland dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA muy buena entrada!!
Me he sentido identificada!!! Yo la suerte que tengo es que puedo llevar los libros que me "agobian" a la torre, así que siempre tengo espacio para nuevos inquilinos!
Estaré atenta a los huerfanitos, a ver si me entra el instinto maternal y te adopto alguno.
Un besazo!!!

Talisman dijo...

Jajajajaja madremia estas ida de la olla xD jajaja me ha encantado la entrada,estaré atenta a esos huerfanitos!!! Un Besote wapa!!

El hada de las palabras dijo...

una entrada genial e ingeniosa ^^ a ver que tal son esos huerfanitos :D

Besazos!

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

huerfanitos;)que bueno¡¡¡¡tengo ganas de averiguar quienes son ellos¡¡besos

Olivia Monterrey dijo...

Oye, esta idea es estupenda y muy original. ¿Te importa si enlazo esta entrada a mi facebook? =)

yael dijo...

Jajajaja. A mí también me pasa, yo tampoco sé donde ponerlos ya. Cada vez me ideo una nueva fórmula para que me quepa alguno nuevo (como ir retirando cosas de la estantería general que no son mías...xD)

Estaré atenta a tus huerfanitos^^

¡Un besote!

Sr. Joe dijo...

¡Qué original la idea, yo también tengo librillos que estan cogiendo polvo!¡Pobres! Ya veré la lista que pones

Besos,
Sr.Joe

Cj Fuentes dijo...

Gran idea jaja xD yo debería hacer algo parecido
Un saludo^^

María dijo...

Una idea estupenda, y por lo que he visto en varias entradas de ésta sección tiene un gran éxito. ¿algún día te quedarás sin huerfano? eso es un misterio no? jejeje muy bueno Babel congratuleison!. Yo acabo donando a la biblioteca, ya que yo recurro mucho y quiero pensar que muchos libros los he podido leer gracias a otros donantes, pero la verdad que creo que es pura vagueza!! es que tu orfanato lleva mucha dedicación! jajaja Besos