lunes, 19 de noviembre de 2012

Cuentos para no dormir: Hansel & Gretel




¿Cuál es el origen del amor por la lectura? Quizás sea una semilla con la que nacemos, o quizás la sembraron nuestros padres en nosotros cuando nos leían aquellos cuentos tradicionales antes de irnos a dormir.
En mi caso, siempre he amado esos extraños objetos cubiertos de ilustraciones para soñar y signos desconocidos que durante años no pude descifrar. Hasta que un día aprendí a leer y...

El resto es historia y también un cuento, pero de los de verdad. Crecí leyendo fábulas, devorándolas con los ojos y masticando cada palabra sobre dragones, princesas, aventuras, monstruos, viajes, moralejas.
Luego creces y te olvidas de los cuentos. ¿Seguro? Muchas historias para mayores están llenas de aventuras, monstruos y moralejas. Así que no somos tan mayores como pensamos. Quizás una parte del espíritu nunca crezca, nunca pierda del todo su hatillo de caminante, su espada de héroe y su espejo mágico.

 Aún guardo en mi corazón el recuerdo de los cuentos que leí de pequeña. Ahora me gusta darle a las historias un toque más adulto, más oscuro. Y aquí es donde entra en escena Una sonrisa roja como la sangre, de Adam Gidwitz. Un cuento para niños donde los niños protagonistas pasan por más atrocidades que un cerdo en San Martín. Cuidado con los cuentos modernos. Beben de las fuentes tradicionales y eso, arrebatadores míos, es peligroso. Pues el origen de las cosas es siempre más funesto de lo que las películas de Disney nos han hecho creer.

Esta pequeña novela encierra una sucesión de cuentos dentro de otros cuentos, todos con un denominador común: Hansel y Gretel. Conocemos su historia desde antes de su nacimiento, pasando por mil y una vicisitudes, hasta la consumación de un destino cruel.
De la mano de dos de los niños más famosos de la literatura, entraremos en el lado oscuro de los cuentos. Salir no será tan fácil.
Terribles maldiciones, cuervos que comentan profecías en sus alocadas chácharas, brujas y asesinos, bosques tenebrosos y cacerías humanas. Conocemos al Diablo en persona, a un dragón, a un fiel criado que desencadenará el horror en la vida de dos niños inocentes.

Bellamente decorado con ilustraciones en tinta negra, este libro en tapa dura es un regalo de doble filo. Precioso, entretenido, pero macabro. Será un cuento, pero está plagado de escenas muy gráficas de horror, mutilaciones y muerte. Vamos, lo que todo chaval de la era moderna busca con ansia XD. Yo era así de pequeña, adoraba las pelis de terror. Hoy en día, soy un poco más selectiva.

Especial fotográfico






Contada, además, con un estilo rítmico propio de los cuentos de antaño, la estructura sigue la inspiración de sus antecesores más antiguos, con las maldiciones y entuertos que complican las vidas de todos, o la típica entereza de los héroes o sus suplicios que pasan inadvertidos.

Otro detalle que eleva el valor del texto es el narrador, quien se dirige directamente al lector, a los niños, a la necesidad de protegerles de la terrible verdad que esconde el cuento. Tras cada historia, el narrador anuncia un fin que nunca llega pues, como la vida misma, prosigue con un capítulo más y con la realidad que no se termina con las perdices. Con cada aventura, los hermanos viven cosas impresionantes, de esas que provocan un oh de espanto y sobrecogimiento, de esas que se han desvanecido de los cuentos edulcorados. En este cuento, las perdices acaban asadas.
Entre tanta tragedia, hay sitio para una moraleja, una guía que ilumina la senda oscura de Hansel y Gretel. Aunque para descubrir la luz, antes hay que caminar por las tinieblas.

  
UNA SONRISA ROJA
COMO LA SANGRE
ADAM GIDWITZ
Tapa dura
255 páginas
Cuento de terror
A partir de 14 años
2012
Título original:
A tale dark and grimm
Relación calidad/precio:
15 pellizcos
Bien invertidos



El autor, Adam, es un hombre que da la impresión de amar la vida, las historias y las verdades que encierran. No dudéis en visitar su web. ¿Nos llegará aquí su otro cuento sobre Jack, Jill y una judía gigante?


Un libro para niños no demasiado pequeños, para los que ansían escenas terribles, y para los que aún tienen una estantería en su corazón para las fábulas que nunca olvidaron.



en una cabaña de chocolate.

11 comentarios:

Espe dijo...

Mi compañera de blog se lo leyó y le gusto, y veo que a ti también así que tendré que hacerlo pronto jejeje
Un beso

Pasajes románticos dijo...

Con el amor por la lectura creo que se nace pero los padres también tienen que inculcarlo un poco.

En cuanto a la novela tiene una pinta estupenda! Creo que por más que crezcamos nunca nos olvidamos de los cuentos.

Lo buscaré.

un beso
Dácil

Nina dijo...

el libro se ve interesantisimo ;) la edicion preciosa

Luz dijo...

A mí me gustó mucho, creo que tiene elementos que pueden ser la base de la fantasía actual.

bss ^^

Margari dijo...

El libro se ve bien bonito! Y además resulta muy curioso e interesante. Tendré que echarle un ojito.
Besotes!!!

Arila dijo...

Pensaba que era cuento para niños más pequeños, ese toque macabro y el guiño a los cuentos clásicos han hecho que me llame la atención.
Un beso =)

Elisabet dijo...

Holaa^^
Me llamó la atención desde que lo vi, pero pensé que a lo mejor era demasiado infantil xDDD
Ya veo que no *.*!
Besitos :D!

Vir dijo...

Oye que edición más cuidada no? Me ha gustado mucho lo que has contado de él y eso que hasta ahora no me llamaba nada :)

Gracias por la reseña Babel!

Un beso!

Ann. dijo...

He leído muy buenas criticas de él.
besos :)

Koneko-chan dijo...

Ainssss qué edición más, más bonita.
A este le tengo el ojillo echado y ya veo que me va a gustar, jejejeje.
Gracias por la reseña guapetona. Un besote!!!

Raquel ♪ dijo...

¡Me gusta! a primera vista parece tan infantil... pero me gustaría leerlo algún día. Me parece estupendo también que cuiden la edición, y vaya, siempre me gustó de peque Hansel y Gretel.

Gracias por la reseña y las fotos.

Besotes ^^