jueves, 15 de noviembre de 2012

Tiempo para leer y para sentir



Cuando crees que lo tienes todo planeado, llega la vida con su espontaneidad y rompe cada meticulosa idea preconcebida de lo que iba a ser tu día, tu mes, tu mentalidad.

Los libros son así. Llegan también por sorpresa. Irrumpen en tu plan de lectura y rompen la idea que acarreabas como una cómoda cesta, convirtiéndose en una mochila cargada de emociones que te acompañan por el sendero desconocido del descubrimiento. Poco después de empezar a leer este libro, el blog Libros que voy leyendo organizó una lectura conjunta. Ni qué decir tiene que me apunté.

El tiempo que nos une, de Alejandro Palomas, es un libro complejo. Sobre todo porque ahonda en las emociones más tiernas y descarnadas. No deja ninguna sin sobar. Y lo hace a conciencia.

Una familia de mujeres, desunidas por la pérdida y la traición, pugnan por sobrevivirse a sí mismas. Durante varios años, asistiremos a sus desencuentros, al dolor que parece interminable, a relaciones muy difíciles que ocultan muchos anhelos. Con Lia y Flavia, dos hermanas a la sombra de la abuela Mencía, conoceremos cómo afrontan el poco futuro que les aguarda de formas muy dispares. Helena, Bea e Inés son las tres hijas cuyas historias confieren la fuerza de la vida y la esperanza a una abuela muy desgastada, pero milagrosamente más inmortal que ninguna.

Alejandro Palomas es un autor que debería tener denominación de origen. Pocos hablan con una voz como la suya. Capítulos muy breves en ocasiones, pero lapidarios. Cada frase posee una pátina de tristeza que cubre un profundo pozo de emociones. Son frases cortas, en apariencia sencillas pero que arrastran mucha alma y mucha psicología. La experiencia del que ha vivido de todo, supongo. Y ha sabido interpretarlo. Cosa complicada, como ya decía.

Invita a la reflexión, al duro camino por las verdades que llevamos escondidas.

No puedo hablar de lo que no quiero haber vivido. (pg. 61)

Es una novela para los que sufren o para aquellos que quieran comprender el dolor de los que han sufrido.
Es todo sentimientos, los cuales el autor expresa con una cadencia casi poética, con frases recortadas y reverberantes de significado que denotan un estilo propio que podríamos definir como "alejandrino".

Las historias de estas mujeres van desgranándose poco a poco, pequeñas crónicas que al caer al suelo rebotan con un estruendo de cañonazos. Todos los personajes, más bien las personas de carne y hueso que pueblan las páginas del libro, cuentan sus vidas desde dentro. Desde el alma que les sufre por las pérdidas, los odios, los abandonos. Se nota que el autor tiene mucha reflexión sobre estos asuntos, la cual vuelca en estas 5 mujeres como si fueran un mosaico del sentir de la humanidad.
Entre tanto sentimiento, desbordante y que hay que digerir con tiento, también hay sitio para el humor. Mencía, la abuela, es una mujer de armas tomar. Y las esgrime todas con esa boca suya que nada se calla y todo lo desnuda.

mi capítulo favorito
libro 3º, capítulo 3 - Gala y el sentimiento de las hermanas

Mencía lanza verdades como granadas desde su boca desdentada. Todas caen sobre el lector y sobre esas mujeres de generaciones más jóvenes. Flavia, la hija rebelde que perdió algo que ahora vuelca en el presente con odio venenoso, o Bea, tan sola que no puede creerse a sí misma, o Inés, destituida de su esencia hasta reducirse a la mitad de quien es.

El tiempo que nos une no es para todo el mundo. Sí engloba lo que todo el mundo somos. Retrata las vivencias de mujeres en sus momentos más oscuros; pérdidas, muertes, traiciones, rencores, pero siempre subyace una corriente de amor en todo. El motor que arrastra esta familia rota es Mencía, arrolladora y tan potente como un mortero. De quien logramos, en mitad de la bruma del dolor, unos arrebatos de alegría. Una risa franca y desinhibida. Las locuras de Mencía son de órdago. Lo mejor: sus desencuentros con taxistas y el hilarante episodio en el avión.

¿Puntos negativos? Quizás que resulta confuso quién de las mujeres habla en cada ocasión, pues todas se expresan en primera persona. Además, la historia se alarga hasta 573 páginas con lo que alguna vez produce sensación de repetición.

Ahora yo absorbo cada palabra como una planta a la que su silencio ha dejado secar durante mucho tiempo. (pg. 386)



EL TIEMPO QUE NOS UNE
ALEJANDRO PALOMAS
Tapa flexible con solapas
573 págs.
Narrativa
2011
Relación calidad/precio:
20 pellizcos
se le saca jugo
disponible en ebook
11 pellizcos



Me asombra la capacidad de A. Palomas para dar forma a la complejidad de las emociones más íntimas de las relaciones familiares. Es, ante todo, una novela intimista. Una novela humana. Si te atreves, pruébala. Desde luego, es una experiencia única.



en reposo reflexivo.

12 comentarios:

Andvari dijo...

Ayer mismo subí la reseña y la escribí nada más leer la última frase de la novela. Necesitaba aprovechar esas lágrimas y todas esas emociones porque pensé que iban a desaparecer con las horas, como suele ocurrir con muchos de los libros que leo.

Pero mírame, a la mañana siguiente y echando de menos a Mencía y a sus chicas. Mucho, muchísimo de menos. Alejandro me hizo sentir como parte de esa familia y ahora lo único que quiero es volver con ellas.

Nunca un libro me ha dado tanto, y de verdad, no puedo ni siquiera empezar a explicar lo que ha significado en este momento de mi vida.

Tatty dijo...

Acabo de empezarlo hace un ratillo, llevo unas cincuenta páginas por lo que de momento poco puedo decir, aunque promete
besos

Rocío dijo...

Se nota que te ha gustado muchisimo este libro por lo bien que te ha quedado la reseña. Aunque tiene muy buena pinta esperare a leer alguna reseña más, besos.

Caminante dijo...

Creo que esta es de las mías, me ha gustado mucho tu reseña. Besos!

Ramón Merino Collado dijo...

Menudas reseñas te cueces, tan bien escritas e imaginativas. Insisto en que deberías probar a escribir narrativa. ¡Tienes mucho talento!

shaka lectora dijo...

Pedazo de reseña que te has marcado. Dan ganas de salir corriendo a buscar la novela. Ahora en serio, hace tiempo que está en mi lista de deseos y viendo que os ha gustado tanto me arrepiento de no haberme apuntado a la conjunta.

un beso shakiano!!

Bubbles dijo...

Le tenía echado el ojo y además es la segunda reseña que leo *.* me ponéis los dientes largos jaja
Un saludito guapa

Margari dijo...

¡Qué buena reseña! Y desde luego voy a tener que leer esta novela, que estoy segura que me va a gustar mucho.
Besotes!!!

Lesincele dijo...

JUsto acabo de apuntarme la novela por otra buena crítica...y veo que hecho muy pero que muy bien jeje
Gracias por la reseña.
Un beso!

Nina dijo...

Se ve un libro precioso y maravilloso!
besos

Raquel ♪ dijo...

Que buena reseña, no conocía el libro a fondo y me ha gustado mucho lo que comentas de él y en especial del autor, tiene que escribir fenomenal.

Por cierto, la foto con el perro o perra... me encanta.

Besitos y gracias por la reseña.

nikky dijo...

pues por lo que dices tiene un pinta estupenda aunque me huele un poco a drama ^^
Me enamorado la frase de :

No puedo hablar de lo que no quiero haber vivido.

Cuanta razón, muchisimas gracias por la reseña no conocia este libro^^

Besazos!!!