miércoles, 10 de julio de 2013

Donde haya una taza de té, allí está Babel



Estos días de calor perezoso y merecidas horas de descanso, me estoy zambullendo en los libros a placer. Tras leer la simpatiquísima novela La felicidad es un té contigo, de Mamen Sánchez, no tenía más remedio que caer rendida ante otro título escrito para mí: EL CLUB DEL TÉ, de Vanessa Greene.

Esta historia apelará a los amantes del té, como yo, que somos muchos y orgullosos de serlo sin menospreciar al aromático café, pero no sólo a ellos ya que esta bebida sirve de (reconfortante) excusa para vincular a tres mujeres. De la manera más fortuita posible, Jenny, Maggie y Alison cruzan sus caminos un buen día en un mercadillo. Su amor por las tazas de té antiguas las conduce a un puesto donde hallan un precioso juego de tazas vintage casi al mismo tiempo. El dueño no se quiere meter en problemas, por lo que ellas deben decidir quién puja más. Nuestras protagonistas no son chifladas de las rebajas que arremeten con patada y puño por la prenda codiciada, de modo que se paran a conocer sus respectivos motivos para desear tan precioso objeto. Quizás sea cosa de novela, quizás son mujeres agradables que han domado su primer impulso cavernario de golpear y echar a correr con el botín. La cuestión es que pactan un acuerdo beneficioso para todas: compartir el juego de té.


A lo largo de la novela, he ido conociendo a estas tres mujeres de edades y vidas dispares. Enseguida me he encariñado con ellas pues son naturales, sus vivencias son plenamente reconocibles aunque no sean las mías, y el estilo narrativo es muy cercano. La trama es sencilla, con mucho sabor británico. Es muy dulce, encantadora como las tazas de té que han unido en una paulatina y bonita amistad a estas mujeres con problemas cotidianos y unas cuantas decisiones emocionales muy duras que tomar. Es también realista, pues cuando la porcelana se rompe, tiene aristas que duelen. En la vida de cada una de estas tres mujeres, las aristas aparecen en lugares distintos, pero siempre están ahí. En el pasado, en forma de personas que significan demasiado en el presente. O en las crudezas de la vida.

La joven Jenny está a punto de casarse con un hombre que la quiere. Sueña con celebrar una boda estilo vintage, con tazas de té por doquier. Sin embargo, un suceso en el pasado lastra su felicidad hasta tal punto que pone en duda su boda. Y es verdad que a veces ponemos en jaque nuestra felicidad por esos pesos que arrastramos desde muy lejos. Por otro lado, Maggie está obsesivamente entregada a su tienda con la que provee de flores maravillosas a toda clase de eventos y personas. Ahora, un proyecto de gran envergadura podría promocionarla como nunca antes. Necesita tazas de té a gran escala. Y sobre todo que el paisajista con quien tiene que compartir la organización no se meta en su camino. Guapo o no, no confía en el amor desde que su marido la dejó por su propia profesión. Finalmente, Alison tiene un pequeño negocio on line donde vende objetos que ella misma confecciona, incluidas tazas de té reconvertidas en velas. Está intentando sacar a su familia adelante desde que su marido perdió el trabajo. Nada es como antes, el amor parece resentirse tras muchos años de matrimonio y las hijas adolescentes son algo díscolas. ¿Debería seguir adelante a pesar de todo?

Le teníamos cariño a muchas cosas, pero el tiempo pasa, ¿verdad? Y dejas de darle tanta importancia a todo. pág. 201
Me ha encantado la forma en que se desarrolla la amistad entre ellas a medida que se reúnen los sábados para ir de caza por los mercadillos. Nunca hay suficientes tazas de té para conseguir la colección perfecta. Alternando capítulos entre las tres, vemos la evolución de sus cuitas del corazón y las consecuencias de sus decisiones. A pesar de la sencillez aparente de las historias, hay cabida para el romance, los malentendidos, la esperanza, la ilusión por los proyectos laborales y personales, y el descubrimiento de una misma.



EL CLUB DEL TÉ
Vanessa Greene
Tapa flexible con solapas
366 págs.
Contemporánea / Vintage / Té
2013
Título original:
The Vintage Teacup Club
Relación calidad/precio:
20 pellizcos
No es nada barato,
pero la lectura es muy amena


Es una novela deliciosa, encantadora y tierna. Al final, te deja sonriente y complacida, igual que si hubieras dado el último sorbo a un buen té. Me han dado ganas a mí de empezar a coleccionar tacitas vintage ;o) Aunque ahora que lo pienso, tengo un buen montón de teteras.


Babel en una bañera de té.

20 comentarios:

Margy dijo...

¡Hola!
A mí también me encanta el té *.* Me tengo que hacer con este libro y el otro. Tiene muy buena pinta ^.^
Nos tienes que enseñar esas teteras ;)
¡Besitos!

Cassia∞ dijo...

Pues la verdad es que no conocía este libro pero de todas formas tampoco me atrae. ¡Gracias por la reseña! :)
Besos, Cassia.

Anabel dijo...

¡Hola!
No lo conocía, pero tiene muy buena pinta.
Eso de que no es nada barato no me convence, tendré que empezar a ahorrar :P
Besitos

Anabel dijo...

¡Hola!
No lo conocía, pero tiene muy buena pinta.
Eso de que no es nada barato no me convence, tendré que empezar a ahorrar :P
Besitos

Atrapada dijo...

Hola! yo tampoco lo conocía, pero no se si me llegaría a gustar, tendría que planteármelo seriamente!

Besos =)

Zaebe dijo...

Juuu, le quiero!!!
No lo conocía. Me encanta el te.

Muy muy buena reseña ^^

Un beso!

Isa dijo...

Yo prefiero el café al té, pero este libro no me importaría leerlo.

iPensamientos de Patri dijo...

Hola!!!
Me ha encantado esta reseña. Primero decirte que soy 100% te, nada de café, que me da ardor de estómago. Eso sí, un te, de vez en cuando no está mal y si es cada tarde, me encanta!!!

La reseña, como he dicho me ha encantado y ya me he apuntado el libro, porque estoy segura de que me va a encantar!!!!

BESOTES

BookCyFeR dijo...

Pues yo tampoco lo conocía, pero me da que no me gustaría mucho.
Otra vez será!
Gracias por la reseña!!!
besos

Caminante dijo...

Parece una novela agradable, de esas en las que los personajes son tratados con mimo (lo cual me gusta), aunque no se coloca en un puesto preferente de la cada vez más larga lista de lecturas que me persigue y me amenaza.
Feliz hora del té!
Besos!

Freyja Valkyria dijo...

Preciosa!!!

Ya sabes que yo soy más de cafetera, flor, jajaja Pero este libro me llama mucho *_* Creo que en el fondo debo ser una amante del té, solo que aún no me he dado cuenta jajajaja ¡¡Apuntado!!

Un besote!!!

Aglaia Callia dijo...

No lo conocía, pero tiene una pinta espectacular, este no se me escapa. Muchas gracias por la reseña.

Besos.

Nina dijo...

a mi me encanta el te y esta sola portada me conquista

Gustavo Hernández dijo...

No conocía esta historia, la verdad es que tiene muy buena pinta. ¡Genial reseña!... Un día nos debes mostrar tu colección de teteras. :)
Muchos saludos
Atte
Gustavo.- Hojas Mágicas.

Ana Blasfuemia dijo...

Aunque no soy muy de té (más por pereza que por otra cosa) creo que este libro sí me lo voy a beber. Y es que no sólo me ha gustado la reseña, que transmite lo que a su vez te transmitió a ti su lectura, es que además me ha encantado el título de la entrada :D

Gracias y un saludo!!

MyuMyu dijo...

Me confieso una gran amante del té y una consumidora habitual de teína xD.

La novela tiene muy buena pinta. Me parece interesante ver como las tres mujeres se hacen amigas a pesar de sus diferencias y como superan esas aristas :D
¡Besos!

Margari dijo...

Ya lo tenía apuntado y tu reseña me confirma que tengo que leerlo, que me va a gustar este libro.
Besotes!!!

Veronika Garcia dijo...

Hola guapa!!!

La verdad es que ya tenia ganas de leerlo! desde que leí el argumento, pero despues de tu reseña tengo más ganas aun!! jajaja.

Besos!

SantitAh dijo...

A mí también me dieron ganas de hacerme la paqueta con tazs de té vintage.
Qué lindo!
Y también me dieron ganas de tomar té.
Ves lo que me haces, Babel!?
Jajajaj me resulta muy divertida la idea de que se hagan amigas de esa forma. Y me recuerda levemente a la peli El club de lectura de Jane Austen.

Que andes bien

Esciam dijo...

Hola linda!
jajajaja, cuando vi a la autora, me quedé ¡Pero si es la actriz que hace de River Song! jajajaja, y no, no lo es.
En serio que cada quien encuentra a alguien más que le gusta lo mismo, y siento que yo onozco a una chica que le encantaría leerlo.
Saludos!