lunes, 21 de abril de 2014

¿Dieta de libros?




Cada vez que disfruto de unas vacaciones sedentarias en las que me dedico a leer, comer y no mover "la parte donde me siento"de mi anatomía, termino con algún incómodo michelín de visita.

No se puede decir que me haya gustado jamás mover un músculo que no sirviera para reír o para llevarme a la librería lo más rápidamente posible. Donde acabo comprando tantos libros como kilos me sobran.

Y he ahí mi dilema. Tengo que adelgazar, pero me gusta comer. Me encanta comprar libros, pero debería imponerme algún tipo de censura para no incurrir en compras compulsivas.

Así que a mi cerebro maquiavélico y ocioso se le ha ocurrido algo... ¿Por qué no unir ambos problemas?

Un kilo menos = un libro más

Si decido hacer dieta y me premio con un libro por cada kilo perdido, ¿funcionará? Quizás sea una tontería, pero algo hay que hacer para anirmarse. Quizás sea un plan tan divertido como loco. E inútil.

Para ser sincera, soy muy blandita y resulta un reto casi imposible hacer algo a lo que nadie me obliga. En cambio, consigo estimular mi (nula) voluntad si cuento con alguien como yo (una lectora gordita) para inspirarnos mutuamente.

Emulando a Expediente X, ¿hay alguien ahí fuera como yo?

Si estás ahí fuera, puedes unirte a mí en el Club de las Lectoras con Curvas

Babel con miedo al hambre.

-------------------------------
Plan de batalla - Semana 1
libro de premio: Plus One
próximamente actualización... 


16 comentarios:

Caminante dijo...

Entonces, además perder kilos, tienes que conseguir evitar comprar libros hasta que no los pierdas? Pues te deseo mucha suerte, y mucha fuerza de voluntad. A lo mejor también puedes hacer ejercicio, andando entre estanterías llenas de libros, que eso no cansa.=)
Besos!

Vanesa Medina dijo...

¡Los libros serán nuestra salvación! Si ellos no pueden ayudarnos... Te deseo mucha suerte, guapa. Mi fuerza de voluntad es poca en estos momentos, si yo tuviera que hacer dieta no sería capaz de cumplirla XD

¡¡Un besote!!

Maka dijo...

Yo creo que tendría que hacerlo al revés: Un kilo más, un libro más. Porque no hay manera de que consiga engordar y estoy un poco hasta el moño de que me digan "uy, pero que flaca estás, ¿no?" xD

¡Mucho ánimo con el reto! Y te animo a hacer pesas con los libros más gordotes que tengas XDD

entre pàginas perfectas. dijo...

Alaaa como mola!!
Mucho ánimo guapa.

Besitos!

wendy dijo...

Es una idea genial jajajaj
A mi no me cuela porque hace unos dos meses o así que estoy a dieta y llevo unos 10kg perdidos (menos cuando me entra la ansia por comer, que los kilos que he perdido se reducen ¬_¬ ) y si voy a kilo por semana (o debería), no puedo estar comprando un libro por semana, porque no doy para tanto xDDDD
Pero oye, que si funciona, dale caña!

Muakssssssssssssssssssssssss

Luz dijo...

Alternativa, vete a andar, cuando te canses saca un libro de la bandolera y lee en un parque o cafetería y vuelta para casa XD

Creo que sería mejor rutina, y puedes seguir comiendo normal :p

Un beso!

Alicia dijo...

Ánimo, perder un kilo al menos (o dos) en realidad no cuesta tanto. Yo también he cogido alguno estos días (siempre me pasa en vacaciones) y ahora me toca perderlo/s pero con un poquitín de voluntad y cenas de ensaladas (que además es por salud y me encantan) se van seguro, que lo tengo comprobado. Así que, no te rindas que al final es doble premio (un libro más y un kilo menos). Besitos!!

Haimi Snow dijo...

Ay, lo siento, no puedo acompañarte en esta aventura, pero te deseo mucha suerte. Yo soy del Club de lectoras con ángulos. Aunque siempre me acompaña algo dulce mientras leo, tengo la suerte de tener un “metabolismo rayo”:) Besitos

Vir dijo...

JAJAJAJAJAJA Oye, pues es una buena idea, ¿eh? Quizá si la gente se incentivara de esta forma a la hora de hacer dieta, le iría mejor :D

Ya nos irás contando tus progresos :D

Un beso!

Aglaia Callia dijo...

¡Esta dieta si que la seguiría! En verdad es muy interesante y te deseo lo mejor, ya nos contarás ;)

Besos y feliz inicio de semana.

SantitAh dijo...

Ay Babel sos tan genial!
Yo no puedo decir que soy una lectora gorda gorda pero que tengo pancita y rollitos (lo decimos en diminutivo porque suena más lindo)no te lo vo negar.
Y me pasa lo mismo que a vos, soy vaga y amo demasiado la comida. No puedo hacer dieta.
Así que tu método me causa gracia y me parece original.
No sé si unirme porque acá estamos entrando en otoño y con el frío me achancho más y como más de lo que me gustaría admitir.
Pero te envío ánimos para que puedas bajar de peso y engordar tu biblioteca.

Que andes bien, querida Babel.

Samira dijo...

Pues no es mala idea para nada, te deseo muchas fuerzas para conseguirlo =)

Margari dijo...

Muy buena idea! Y mucho ánimo con ella! Seguro que vas a tener muy buenas adquisiciones literarias próximamente.
Besotes!!!

Karou! dijo...

Pues mucha fuerza de voluntad que las compras compulsivas de libros son díficiles de evitar. Yo no lo hago que estoy bien, pero si me lo propongo, sería inútil xD
Eso sí, es una buena y loca y divertida idea :D
Besos!

Nina dijo...

yo lo que hago es que prefiero comprar libros que comida xDDDDD

iPensamientos de Patri dijo...

Sinceramente, me parece una idea estupenda y espero, de todo corazón, que lo puedas conseguir.
Soy del club lectoras con curvas, jejejejeje. Aunque ahora no podría hacer dieta aunque quisiera, pues alimento a un pequeño ser que está dentro de mi.
Muchísima suerte!!!!!
BESOTES