viernes, 19 de octubre de 2012

Vagando por Egipto de manos de Santiago Morata




Con una sonrisa dulce y una mirada de frente que transmitía cercanía, el escritor Santiago Morata recibió a sus futuros lectores durante la presentación de LA HIJA DE RA, su última obra sobre la reina egipcia Hatshepsut.


Cuenta la historia de una joven extraordinaria que fue educada por su propio padre para ser Faraón. A la muerte de sus familiares masculinos, ella tomó el poder contra toda clase de prejuicios. De su lucha, sus pensamientos adelantados, sus viajes y su ambición aprenderemos a través de las páginas de una novela que promete ser emocionante. Santiago Morata la describe como mitad romance y mitad intriga palaciega. Del romance le echa la culpa, y los agradecimientos, enteramente a su esposa.


Entre el público, destacó un comentario que rezaba así: Cuando yo iba al instituto, a esta reina se la denominaba La Usurpadora.
El autor precisó que todo depende de la perspectiva. Según ella, era hija del Faraón y por tanto ostentaba el derecho a heredar sus prerrogativas. Era una mujer con ideas propias. Obsesionada con ser reconocida como Faraón y como Dios.
En un inciso personal, debo admitir que me sorprende que alguien estudiara a esta reina en el colegio. Yo no guardo ningún recuerdo de tal cosa de mis años estudiantiles y no fue hasta mucho después, y gracias a otro libro, que descubriría a este personaje tan carismático.

Dedicó un gran esfuerzo de documentación para su anterior libro, El constructor de pirámides, también publicado por ediciones Pàmies. Tanto por aquél como por La hija de Ra, está en deuda con los egiptólogos cuya labor de investigación y conocimientos otorgan un pozo de inspiración para la mente siempre creativa de los escritores.

Según Francisco Javier Oliva, quien acompañaba al autor en la presentación, no se corta un pelo en las escenas amorosas. Santiago Morata  explica que en aquella época el sexo era muy natural, siendo a veces su escenario los templos, donde alguna vez una amante del Faraón acabó siendo sacerdotisa.


Además de mi bella dedicatoria en el libro, la Embajadora de la Torre ha conseguido para los seguidores del blog un lote de cuatro tarjetitas que representan las novelas publicadas por Santiago Morata. Todos los comentaristas de esta entrada obtendrán un punto para el sorteo.

Esta semana estoy leyendo La hija de Ra, así que en un futuro próximo os contaré mis experiencias.



faraónica.

12 comentarios:

Lesincele dijo...

Esta reseña si que no me la pierdo, tiene una pinta estupenda!!!
Un beso!

Margari dijo...

Tengo ganitas de probar algo de este autor, que tienen sus obras muy buena pinta. Caerá seguramente antes El constructor de pirámides, pero este último libro tiene una pinta increíble también. Gracias por esta buenísima crónica!
Besotes!!!

Freyja Valkyria dijo...

La verdad es que el libro pinta genial!!! :O

Gracias por la info guapetona!!!!

Un besazo!

Metgaladriel dijo...

Nunca he leído anda ambientado en Egipto, tal vez porque siempre lo asoció al típico autor, Jacq. Puede que esté bien.

Nina dijo...

Si puedes querida Babelina, buscate "La dama del nilo de Pauline Gedge. Es uno de mis libros favoritos y trata sobre la reina Hatshepsut tambien ;)

besos

Catnip dijo...

¡Me llama mucho el libro! Estaré pendiente de tu reseña a ver que nos cuentas.
Un besote :D

Lily dijo...

¡Envidia máxima! xDD Espero comprármelo pronto, creo que ni voy a esperar a tu reseña...!!

Laura Frías dijo...

wow!! yo adoro la historia (vivo de ella y para ella) y con los libros de Ediciones Pàmies he vuelto a engancharme con la novela histórica porque todos los que he leído son geniales :)
Y claro, también tengo ganas de estos XD
¡besos!

Laura Frías dijo...

Acabo de ver el comentario de Nina, y es un libro que yo también te recomiendo :)

Inma dijo...

No es el tipo de libros que suelo leer, porque como ya te dije no soy mucho de libros históricos, pero estaré pendiente de tu reseña, a ver si me haces cambiar de opinión ;)

Un beso.

Alba Úriz dijo...

Jo, qué pinta *0*.

Koneko-chan dijo...

¿Qué decir? ya sabes lo que pienso de todas vuestras presentaciones...que me dais envidia, jejeje. Me alegro de que resultase fructuosa la tarde. Un besote!!