lunes, 6 de mayo de 2013

En la cama con un libro... durante un año



Vaya título más rocambolesco. Porque hay títulos que te dan un empujón en la mente, sacudiéndola para que no puedas pensar en otra cosa que en descubrir qué se cuece detrás, tenía que leer LA MUJER QUE VIVIÓ UN AÑO EN LA CAMA, de Sue Townsend.


¿Qué puede llevar a una persona a colgar su vida en una percha y hundirse en la cama para no salir? Creo que esto es la clave de la novela, guste más o menos, ya que por un lado propone el provocativo interrogante de por qué alguien haría algo tan drástico. Queremos descubrir las razones, o disparate, que conducen a la protagonista a esta encrucijada en su vida. El viaje que realizamos con ella está empujado por el irresistible vendaval de la curiosidad. Hay que saber, hay que entender. Por otro lado, supone un nuevo reto para nosotros mismos. Ya no sólo queremos indagar en la psicología de esta mujer, también nos pone un espejo delante de la cara y la voz que surge de él como en un cuento de hadas gótico nos está preguntando constantemente lo mismo.

FORO DE DEBATE
¿Por qué razón o tragedia o declaración de principios
te meterías en la cama durante un año?

Da vértigo sólo planteárselo. Pues la autora de El diario de Adrian Mole ha tenido la osadía de tomar una premisa tan compleja y polémica y darle forma desde su propia perspectiva. No es un ensayo de psiquiatría, no explica de forma racional y absoluta las raíces del problema, no crea una obra maestra para evangelizar en los colegios o los cursillos para amas de casa emancipadas. Simplemente, o para nada simple, crea una posibilidad, una ramificación entre las miles potenciales.

Eva tiene cincuenta años. Una edad en la que parece que todo ha terminado. No es lo bastante joven para el amor, ni la aventura ni los nuevos comienzos. Sólo es joven para morir. Lo demás, ya ha pasado. Sus hijos son idénticos genios que se marchan a la universidad, dejándola a solas con su vida transcurrida a imagen y semejanza de un marido tradicional, una madre caprichosa y una casa llena de cosas que la dejan vacía.

No puede pensar en otra cosa que en meterse derechita en la cama. Ni se desviste, ni se descalza. En ese nido de calor y soledad, empieza a urdir sus próximos pasos. O la ausencia de ellos. Quiere repasar su vida, entenderla, recordar todo lo que ha sido. Quizás busque iluminación. Quizás busque una razón para levantarse.

Qué esperar del estilo y el tono.
Para reír y llorar - una sarta de situaciones absurdas que tanto arrancan una risotada como te dejan sin aliento de pura estupefacción. En cuanto a las tristezas, están ahí, bajo la superficie de esperpentos, con lo que generan una reacción agridulce: de simpatía por las penas y de contraste por la humanidad que se esconde tras la máscara que todos nos ponemos ante la sociedad. 
Una de las cosas que consigue dar mucha vivacidad a la historia es el arca de Noé de los personajes. No se atasca en deprimentes reflexiones y monólogos.

El mundo de su imaginación fue más real que el insípido mundo de todos los días. pág. 310

Podría parecer que una mujer que pasa meses en la cama promete ser una auténtico tostón. Nada más lejos de esta ficción. Pues no, con la caterva de personas que acaban pasando por el dormitorio de Eva como si fuera una estación de metro en hora punta, el jolgorio y el chiste están asegurados.  

Es impresionante la forma en que una decisión tan privada puede degenerar en olas expansivas que afectan a tanta gente. Es lo que más me ha sorprendido, divertido y mantenido en vilo junto a esta mujer perdida en su interior, rodeada de gente que ni siquiera la conoce tal y como es. ¿Nos alienamos en el roce constante con las demandas artificiales de la sociedad? ¿Es la desconexión de todo ello una forma de intentar conectar con nosotros misnos? Eva podría tener la respuesta, o quizás el desconcertante final nos anime a buscarla por nuestra cuenta.

Muy curiosa, muy extraña, muy interesante, esta novela que se mece entre la reflexión, la locura, el sentido de la vida y cómo lo que creíamos inalterable puede saltar por los aires en cualquier instante.

Ninguna verdad duraba mucho tiempo. Al final, todo terminaba desarmándose. pág. 304

  


LA MUJER QUE VIVIÓ UN AÑO EN LA CAMA
SUE TOWNSEND
Tapa flexible con solapas
424 págs.
Humor social
2013
Título original:
The woman who went to bed for a year
Relación calidad/precio:
20 pellizcos
Algo cara, ¿no?



¿Debería responder a mi propia pregunta del debate? Me metería en la cama durante mucho tiempo porque... tengo tantos libros por leer que si sigo viviendo fuera de la cama, se los voy a dejar en herencia nuevecitos a mis gatos imaginarios.



cambiando sábanas sin pisar el suelo.

20 comentarios:

Espe dijo...

Desde luego parece un libro curioso. Le tengo ganas porque también quiero saber que se esconde tras ese titulo.
Un beso

Pedro dijo...

En Eloisas está debajo de un almendro de Jardiel Poncela, un personaje se queda a vivir en la cama. Y no un año, sino muchos años

Caminante dijo...

Me atraen los libros extraños... y este es uno de ellos.
Besos!

Isabel dijo...

Pues parece un libro curioso, lo tendré en cuenta por si tengo oportunidad de leerlo. Besos

Godor dijo...

Libro interesante y curioso, parece de los que te hace pensar.
He tenido ocasiones para meterme en la cama un año entero y no lo he hecho nunca por lo que no creo que sea una posibilidad para mí.
Que pases una buena semana.

Margari dijo...

PUes si ya sentía por este libro mucha curiosidad, con tu reseña me has dejado muchas ganas de satisfacer esa curiosidad...
Besotes!!!

laurita dijo...

En cuanto lo vi, el título me llamó muchísimo la atención y ya me he apuntado a algunos sorteos para ver si hay suerte^^

Margy dijo...

¡Hola!
Parece un libro muy curioso. A tu pregunta no tengo ni idea. Te estaba leyendo y no se me ocurría nada, pero tu repuesta me ha gustado, así que me uniría a ti. El estar un año en la cama leyendo no parece mucho tormento ^.^
¡Besitos!

SantitAh dijo...

Ya si el título y la edición del libro no eran suficientes, tu reseña de seguro impulsa a tirarnos en la cama y adentrarnos en la historia de esa que no quería salir de ahí.
No sería mala idea pasar un año en la cama. Por ahí me dan ganas cuando se acerca el frío. Así que esa sería una de mis razones.

Me intriga así que voy a ver si lo consigo.
Que andes bien, querida Babel.

P/D: ayer publiqué mi escala de color bastante oscura.

Aglaia Callia dijo...

A mí también me llamó mucho la atención este título tan curioso y de por sí las reseñas que he leído son muy positivas, así que está en mi lista de eternos pendientes.

Muchas gracias por la reseña.

Besos y feliz inicio de semana.

Pasajes románticos dijo...

Me sorprendió muy gratamente esta novela.
Como dices no cansa con monólogos sobre su estancia en la cama sino que la autora nos entretiene con unos personajes a cada cual más excéntricos que el otro.
Y el mensaje interno de la novela vale la pena tenerlo en cuenta.

En cuanto a la pregunta...en los últimos años me he pegado muchos meses en cama por enfermedad y te aseguro que es cuando menos apetece leer. En esos meses creo que si me leí uno fue mucho.

Un beso

Estefania dijo...

Qué libro tan curioso!! Yo no sé si podría plantearme ni siquiera una semana entera en la cama!

Ana Blasfuemia dijo...

Le tengo muchas ganas a este libro, además las reseñas que he leído han sido todas buenas. Un día de estos tengo que acercarme a la librería a pillarlo, pero es que últimamente no tengo tiempo ni para eso :( Mira que necesito tiempo para leer, pero no sé si a costa de estar un año en la cama :D Gracias por la reseña. Un saludo.

BookCyFeR dijo...

La verdad es que es curioso el título del libro y me llama mucho la atención
Un besazo, Babel!

Hojas de Alisio dijo...

Otro que está en lista. Gracias por la reseña.

Besos !!!

Nina dijo...

Se ve muy curioso! me gustaria leerlo!

Paula RHCP dijo...

Cuando la vi por primera vez, no me imaginaba que esta novela tuviera tanto... fondo, por así decirlo. Me la imaginaba una historia un poco más simple. Pero según he leído tu reseña me he dado cuenta de que plantea unas cuestiones súper interesantes.
Como dices, es algo cara. Creo que necesito un empujón más para decidirme a hacerla mía.

¡Un beso!

Koneko-chan dijo...

¿1 año leyendo en cama?...pfff ¿donde tengo que firmar? porque me apunto de cabeza. Me parece cuanto menos curioso este libro, tiene un argumento original, jajaja.
Si algún día cae en mis manos le doy una oportunidad seguro.
Un besote!!

Esciam dijo...

Hola linda!
Ese titulo, como bien dices, da tanto para la curiosidad, para no saber de qué va realmente, de querer enteder, que debe ser parte de las razones por las que va bien en ventas.
En cuanto a lo que dices de qué va, me hace pensar en bizarro, kafkiano y Manos de tijeras...
Saludos!

Mery dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.