martes, 8 de julio de 2014

Cuando la sumisión femenina se pone de moda


Es un hecho: el boom de la literatura erótica se basa en la sumisión de la mujer, física y psicológicamente, al hombre que la domina y, por consiguiente, le proporciona el mayor placer que puede conocer.

¿A qué conclusión nos conduce esto?


Cuando leí Cincuenta sombras de Grey, me lo pasé bien. Me pareció una locura divertida que abría los ojos a una realidad alternativa del erotismo. Así que me dije que podía probar con LA SUMISA, de Tara Sue Me.

¿Cómo empieza?

Abigail se presenta voluntaria en respuesta al anuncio de Nathaniel West en busca de una nueva sumisa. Es su héroe desde cierto incidente con su madre y, aunque no sabe de estos asuntos físicos tan curiosos, se muere por hacer realidad sus fantasías secretas.

¿Cómo lo pone en marcha?

Es una chacha para el señor. En serio, la primera noche de su fin de semana de prueba, le deja limpio el instrumento (que, por los dioses del paraíso, es una obra de arte descomunal) y se compromete a seguir las cinco páginas de instrucciones al dedillo. Lo primero: el desayuno a las siete. Lo que decía, la chacha.

Y, por supuesto, las reglas incluyen hacer ejercicio, dieta, yoga, musculación y resistencia en el gimnasio. Por un momento, creí que se estaba preparando para ir al espacio. Todo es por su bien, naturalmente. ¿Qué pensará hacerle?, me preguntaba yo. Me reconcomían los nervios, qué tensión, pobre chiquilla.

Ya sabemos que el primer encuentro ha tenido poco de lirismo y mucho de nihilismo. Supongo que el romance llegará mucho, mucho después. ¿Si llega? A lo mejor no va de eso...

Proseguimos el experimento.

A la buena de Abigail le pone que le fustiguen, pero le molesta que el "arrogante" del Señor elija la ropa por ella. ¿Prioridades? Habrá que preguntárselo a las voces que habitan en ella, racional, loca... Tras marcarla como a un perrito, el Amo la somete a un control frío y pornográfico. Eso sí, es un santo porque hace cosas santas por la sociedad.

¿Maniático?

Sólo si a Abigail se le ocurre dormir una hora menos de lo estipulado en el acuerdo pre-sumisa. Una hora. Pierde la chaveta. Y luego, la caballerosidad mal entendida cuando azota a la "criminal" hasta reventarla. Después de todo, hay que encontrar una excusa para zurrarla sin que sea culpa del hombre.

Aunque debo decir que aquí empiezan algunos cambios en el tono dominante y violento. Algunos giros argumentales que sugieren el misterio que se oculta tras la relación y conmueven la imagen de prepotencia machista hacia un lugar de héroe atormentado con alma noble que también sabe preocuparse por la mujer que lo idolatra. Comienza el despertar emocional. ¿Hay redención para un hombre que no puede besar?

Evidentemente, hay numerosas escenas íntimas que se presentan variadas y coloristas, por lo que no hay un momento de aburrimiento. Mi favorita es la del piano. Sí, hay instrumentos musicales también, y vale la pena.

No creáis que se trata de 300 páginas de ellos encerrados en una jaula como dos monos. Interactúan con otros personajes, amigos y familiares, viajan, salen por ahí, hay un perro tan sufrido como su amo, cocina espectacular, incluso conversación civilizada. Es casi una historia de pareja leída al revés: empiezan por el final y luego, poco a poco, van conociéndose y revelando su humanidad, el drama de unos corazones que tienen miedo de amar y perder, aunque sea de forma poco convencional y rompedora.

En realidad, cuando se superan esas páginas de tanteo amoral entre los personajes, cuando se convierten en personas singulares con grandes y dolorosos deseos, La sumisa cuenta una historia sensual, romántica y entretenida que mezcla el sexo dominante con la redención a través del amor.

¿Es posible aceptar aquello que no comprendemos? ¿Se halla el placer en la entrega total del cuerpo? ¿En la rendición incondicional del control sobre nuestra propia vida? Son preguntas que sólo podemos contestar abandonando nuestra "zona de confort". Si nos atrevemos.



LA SUMISA
Sumisión 1 de 3
TARA SUE ME
Tapa flexible sin solapas
305 págs.
Romance erótico
2014
Título original:
The Submissive
Relación calidad/precio:
17 pellizcos / aceptable
2. El dominante
3. La experta


¿Cuál es el poder de estas historias? Quizás generar polémica entre la parte racional de nuestro cerebro y la que anhela aprender cosas sobre su lado oscuro. 

Decidme, arrebatadores, ¿alguna vez cruzáis el umbral de vuestra zona de confort lector?

Babel sin normas.

10 comentarios:

Galena dijo...

Hola, pues yo prefiero dejar pasar estos libros, me leí los dos primeros de esta saga de Sylvia Day y ahí no pude más. Todos estos libros tienen puntos en común que para mí hacen que dejen de ser originales, los protagonistas masculinos siempre tienen que tener un pasado atormentado que los redima de todos sus actos y las protagonistas nunca consiguen caerme bien porque su forma de pensar es demasiado caótica. Así que puedo decir que salí de mi zona de confort, pero que después de la experiencia prefiero no repetir ^^

¡Saludos!

Miss Love dijo...

¡Hola!
Sinceramente, me interesan estos libros para ver el punto de vista y la forma en que se desarrollan pero tengo miedo de que llegue el punto en que sobrepase el umbral de lo establecido y pase al machismo y a la dominación total... No sé. Tendré que coger alguno y experimentar...

Un beso! :)

Bella Diamond ♡ dijo...

¿Sabes que también fue un fanfic de Crepúsculo al igual que 50 sombras? Pues sí.
A mí la verdad es que me llama la atención, porque aunque todo lo erótico que se publica ahora esté cortado por el mismo patrón, supongo que algunas de estas historias tendrá más calidad que otras. Ésta en concreto me llama la atención y la leeré alguna vez en mi vida xD
Besos

Vir dijo...

Puuuues no fui capaz de terminar ni la trilogía de 50 sombras así que no creo que lea más libros del estilo. No sé, no termina de gustarme este género :S


Un beso!

Alicia dijo...

Yo también lo he leído, no me disgustan estos libros, aunque ya empiezan a repetirse bastante.
Besos

May R Ayamonte dijo...

hola!!

Soy una lectora de erótica muy asidua, leo unas 3 novelas o 4 al mes de este género y sin duda me he dado cuenta de que ahora está de moda La sumisión.
A mí me pasó leyendo esta novela que soy una persona 0 sumisa, por lo que no me identificaba para nada, pero sí es algo que respeto así que me encantó la novela.
Me gusta la trilogía 90 días de MC Andrews porque trata este tema de otra manera, ella es sumisa y él dominante PERO se cambian los papeles.

Es genial, te lo recomeindo.

Un beso!!

Kayima dijo...

A ver, no me disgustan estos libros en cuanto en tanto están bien narrados y no hablan y hacen gilipolleces diciendo: mirad, escandalizaos, la he puesto a cuatro patas y soy duro con ella. Y la gente se escandaliza porque 'Ooooooh que innovador y erótico'. A veces, por ejemplo con 50 sombras de grey que no pude terminarme el segundo porque ya no podía parar de reirme de lo malos que me parecieron, me paro a pensar que si las parejas (al menos hoy dia) no han probado casi el 90% de lo que suelen venir en libros como ese, es que no saben qué es su sexualidad. Y no lo digo porque no innove la gente sino porque EN EL LIBRO no dicen nada nuevo, nada que yo no sepa ni se arriesgan mucho en las cosas que hacen los personajes. (Lo que me llega a preguntarme por qué hay gente que se llega a escandalizar por ejemplo con 50 sombras de grey XD)

Pero bueno, para gustos colores. Pero ya lo he dicho, me gusta esta tematica y suelo leerla pero algunos libros no se si reir o llorar...

Un besitoooooooooo!!!
Por cierto tengo sorteito por el blog por si te interesa! ^^

Kayima dijo...

PD: Yo soy muy lectora de Romantica adulta, pero me refiero que en cuanto a este tema de 'sumisión', ponen ultimamente los mismos perfiles, los mismos problemas del personaje hombre, degradación que sufre la chica...Y que yo sepa el BDSM en ningún momento quiere decir que las personas deban sufrir algún tipo de degradación ( y menos malintencionado como he llegado a leer)...No se, este tema ultimamente no me está gustando mucho, escasos libros de "sumision" me gustan.

Morgana Neverland dijo...

No me llama la Romántica adulta y creo que desde 50 Sombras de Grey está muy exprimida y cansa un poco ver cómo salen novelas de este estilo hasta cuando das una patada a una piedra...

Besos desde Neverland

Flor dijo...

A mí lo erótico no me molesta; he leído varias cosas en inglés y español, y si bien no es de mi preferido, no tengo drama en leerlo.

Ahora, después de 50 Sombras en realidad, todo se convirtió en erótica, hasta los libros más pornográficos que podrían no serlo y llamar a la lectura igualmente. Por eso ahora no me salgo de mi zona de comfort dentro de todo :P estas historias con muuuucho sexo innecesario y que sólo más tarde parece como si los autores se acordaran de que es una historia, y ahí llega el amor. Así que paso :P

¡Besos! ♥