martes, 1 de julio de 2014

Perfected: cuando nos convertimos en mascotas humanas


Arrebatadores, este libro fue amor a primera vista... de portada. Sencilla y preciosa, pero al mismo tiempo produce desasosiego porque el vestido tan primoroso está encerrado en una jaula. PERFECTED, de Kate Jarvik Birch, me ha conquistado de una manera suave, aunque permanente.


PERFECTED
YA
300 págs.

¿Os cabe en la cabeza la idea de que una persona pueda ser la MASCOTA de otra? Increíblemente, el mundo creado por la autora sostiene esta aberración en la sociedad de los ricos y poderosos. Niñas cuidadosamente escogidas y genéticamente alteradas son instruidas en criaderos como si fueran perros de pedigrí. No tienen nombre ni personalidad. Identificadas mediante números, son aleccionadas en ciertos talentos como la música, el canto, la conversación trivial o el baile, poniendo especial énfasis en complacer los caprichos de su futuro dueño. No saben leer ni escribir. Prácticamente se les obliga a olvidar que pueden pensar por sí mismas, que son personas, que tienen derecho a la felicidad.

La novela es una dulce, sabia y poética mezcla entre la trilogía del Jardín Químico y La selección. Con un estilo narrativo delicado como la protagonista, la historia comienza con el proceso de adopción de una mascota. Sólo esa palabra produce escalofríos al aplicarla a una persona. Sin embargo, esta sociedad distópica que, de momento, existe en leves pinceladas, abraza este fenómeno. Acaba de aprobarse una ley que da rienda suelta a las adopciones y su mayor defensor es el congresista que acude a las instalaciones para buscar compañía comprada para su hija pequeña.

Estoy maravillada con esta historia tan original y escrita con delicadeza y mucha psicología. Es una novela juvenil, no hay duda, por lo que no hay escenas gráficas de nada, pero la absoluta fealdad de esta esclavitud enmascarada es tan obvia y contundente en todo momento como las amenazas veladas que sufren las jóvenes si su comportamiento se aleja un milímetro de la perfección.

Me ha encantado conocer a la protagonista. No os diré su nombre, pues la bautiza la familia adoptiva y es un detalle especial. Dentro de su mente, intenta seguir la educación recibida, pero su nueva vida como mascota empieza a cambiar sus limitadas experiencias y su forma de comprender el mundo y quién es ella en él. Os puedo asegurar que, con sutileza y sensibilidad, la historia crece y profundiza en todos los aspectos de esta situación. Ella aprende a escuchar su corazón gracias a la presencia del hijo mayor de la familia. Aquí hay un romance precioso, tierno y liberador. Sin embargo, hay fuerzas políticas y sociales que empujan la burbuja en la que vive inmersa esta chica. Su cerebro lavado y su falta de experiencia no son escudos para los secretos oscuros que se esconden tras las apariencias de la familia. Lejos de los barrios ricos, la pobreza es reina sobre todas las cosas y existen grupos clandestinos que luchan contra la injusticia de estas perreras humanas.

La autora se centra en las vivencias de la chica, en su aprendizaje y maduración emocional ante la crueldad del mundo. Logra enseñarnos la estructura social, legal y económica de forma muy efectiva a través de las escenas en las que la protagonista sufre ataques, secuestros, o es víctima de su condición de mascota. Por ejemplo, la niña la viste como a una muñeca Barbie y organiza desfiles de moda con una amiga, o el congresista la sitúa sobre su halda frente a sus amigotes fumadores de puros. Después de todo, no es una persona. Es un juguete, un objeto que ostentar y codiciar, algo que otorga prestigio como un coche caro.

Se refleja muy bien el condicionamiento al que ha estado sometida durante su instrucción. Además, siempre me conmueve cuando la música es una pasión para un personaje. Hay momentos bellísimos relacionados con su talento al piano. 

Al final, por supuesto, la burbuja estalla y la chica tiene que tomar una decisión a vida o muerte. La novela termina con drama emocional y acción, una ruptura de todas las reglas, una metamorfosis interior y la promesa de una próxima novela, espero.

Babel en su propia jaula.

12 comentarios:

Pasajes románticos dijo...

Vaya pintaza tiene la novela. El tema de humanos como mascotas es muy original, espero que se animen a traerlo por estos lares que seguro lo leeré.

Un beso

Estefiap dijo...

Una novela muy curiosa, sin duda. La cuestión de que los humanos sean mascotas para otros humanos, es escalofriante y a la vez sumamente original.
Tu reseña me han dado ganas de leerlo ^^
¡Besos!

Chibiaka dijo...

omg tiene una pinta genial!! no lo conocía para nada!!!! me lo apunto!!! besotes

Laura Coll dijo...

Tu reseña me ha emocionado, está llena de sentimiento y consigue que quiera hacerme con este libro cuanto antes. Estaré atenta a ver si lo veo.

Sorprendida,
Laura

Caminante dijo...

Me encanta la idea de personas-mascota (entiéndase que me encanta como argumento para una novela). Se le puede sacar mucho juego a eso.
Interesante reseña.
Un beso!

Caminante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aglaia Callia dijo...

Estoy de acuerdo contigo, la portada es preciosa, pero perturbadora y al leer tu reseña veo que el libro le hace honores; me gustaría leerla.

Besos.

Tatyana dijo...

Muy buena reseña guapa!
Me has dejado con la boca chorreando de baba, quiero este libro así que rogaré porque lo traigan a España!! Jejejeje

Un besitoo

SantitAh dijo...

Hola Babel!
Bueno voy a decir que también me atrapaste. Y ahora quiero leer este libro con locura.
Y creo que a una amiga que es muy idealista y defensora de animales le gustaría leer un libro en el que traten a las personas como mascotas.
Ya me pongo a buscarlo!

Que andes bien, querida Babel-

Alejandra ;) dijo...

Ganas locas de leer este libro. No lo conocía pero ya con tu reseña me han entrado muchas ganas. A ver si me hago con el.
Besos !

Saru dijo...

Pues lo primero que he pensado al leer tu reseña es el manga josei Soy tu mascota (está publicado aquí en España), que va justamente de un chico que se hace pasar por la mascota de una mujer y se comporta como un perrito xDD hasta hay una adaptación y todo...
No suena nada mal entonces lo que cuentas, no me importaría leer esta aberración porque siempre se saca mucho contenido.

¡Besos!

Maka dijo...

Una reseña estupenda para un libro que tengo (ahora muchas) ganas de leer. Y me encanta que digas que el romance es precioso y no algo hecho con prisas.
Un beso!