lunes, 14 de marzo de 2016

Cada cual con su Quimera


Saludos, mis arrebatadores :o) ¡Última semana antes de las vacaciones de Semana Santa! ¿Quién está loco por ser libre? Jajajaja.

Tras mi primera experiencia con Malenka Ramos (Garden Manor - mi opinión), a quien conocía de lejos y sin haber leído su tentadora trilogía Venganza, he tenido la suerte de volver a probar su muy evolucionada prosa en su nuevo trabajo, QUIMERA.


Es una novela coral, protagonizada eminentemente por hombres, aunque destacan algunas figuras femeninas como Micaela, una mujer de feroz espíritu adelantado a su tiempo, y la niña Catinca, efervescente en su despertar carnal.

Antaño, este grupo de hombres y mujeres eran huérfanos de la posguerra en un lugar mitad infierno y mitad detonante de las experiencias que les marcarían para siempre. En la actualidad, los supervivientes planean una reunión para homenajear aquellos inicios y acoger a sus descendientes en un pacto bajo los mismos principios. Algo que supone regresar a los demonios del pasado, pero también la posibilidad de reconciliarse con ellos. Una disyuntiva que la novela plantea con igual mezcla de ansia y reparo.

La novela está escrita con suma elegancia, creando una atmósfera de época y de clandestinidad por la naturaleza misteriosa y algo oscura de las relaciones que unieron a los personajes cuando fueron jóvenes.

Quizás me haya perdido entre tanto nombre y tanto adonis, pues las voces sonaban similares, pero no me ha disturbado demasiado. En general, me he sentido intrigada por el relato melancólico de Antón, quien hacía partícipe de sus amargas y genuinas reminiscencias a una audiencia tan arrebatada como yo, muy curiosa por saber de sus tragedias en aquel orfanato gallego, pero también por desvelar otro tipo de secretos más decadentes. Es cierto que los esporádicos episodios de erotismo rozaban la provocación, aunque han estado narrados en todo momento con dulzura y respeto.

El estilo narrativo dota de un vibrante sentido de la sensualidad y del lujo a la historia. Se detiene en la belleza del entorno, de una decoración o una arquitectura clásicas y de una evocadora riqueza de otro tiempo, a la par que ensalza la hermosura de los jóvenes en el esplendor de sus intelectos y sus fuerzas.

A medida que los personajes desgranan sus recuerdos, me empapaba de una melancolía hacia todo lo perdido. Sin embargo, esas mismas vivencias preñadas de pena o gozo conducen, poco a poco, hacia la culminación de la novela en esa reunión final entre todos los amigos y la presencia en su cariño de aquéllos que han ido pereciendo en el camino. Resulta una mezcolanza muy intrigante de pasado y presente, inusual pero embriagadora por el audaz mensaje que reclama toda clase de libertad en las relaciones humanas que, gracias a la sutil y bella prosa, resulta persuasivo, sensual y amable.

Uno de mis momentos favoritos es la escena del "pretoriano". Me carcajeé un par de veces a pesar de lo intenso de ese capítulo. Me ha gustado mucho el concepto de la quimera que todos arrastramos, así como la mansión que encierra el verdadero significado del título de la novela.

De nuevo, ese final tan lírico y emotivo deja un sabor agridulce con el que despedirse de este canto a la amistad, la libertad de elección y el amor por encima de todos los convencionalismos.

Cita favorita:
Aquel que ha contemplado la belleza está condenado a seducirla o morir.



 
QUIMERA
MALENKA RAMOS
Tapa flexible con solapas
346 págs.
Narrativa / Drama / Erotismo
Marzo 2016
Relación calidad/precio:
18 pellizcos / aceptable


Me alegro de haber mantenido mi curiosidad por esta autora. Es impredecible, como mínimo. ¿Ya habéis leído alguno de sus libros? ¿Qué opinión os merece?

Babel absorta en el potencial de una mansión quimérica.

5 comentarios:

Marta M. dijo...

Hola. no leñi añun ninguno de sus publicaciones. Me gustó leer tu valoración deesta novela. La tendré en cuenta.Seguimos en contacto

Aglaia Callia dijo...

Aún no he leído ninguno de sus trabajos, pero de todos, este es el que más me tienta y en cuanto lo vi entre las novedades lo llevé para mi lista, a ver si cae pronto ;)

Besos.

Ana Belén dijo...

Pues no he leído nada de esta autora... "Hauré de fer un pensament" ;)

Margari dijo...

No termina de convencerme pero me alegra que lo hayas disfrutado.
Besotes!!!

Josefa Penche dijo...

yo he leido todos sus libros excepto este que comentas, te puedo decir que me encanta